Revista Recre@rte Nº7 Julio 2007 ISSN: 1699-1834      http://www.iacat.com/Revista/recrearte07.htm

 

 A LA VIDA SOÑADA

María Eugenia Caseiro

 

A LA VIDA SOÑADA QUEMANDO EL SOL DE LOS ESPEJOS

 
“Hay un lugar que yo me sé
en este mundo, nada menos...”
CÉSAR VALLEJO
 
     Se le fueron los zapatos a perecer en el afán
y por el uso perdieron.
     Por el uso no encontraron señales, y en la ruina,
un solo parque que afilaba el rastro con dolor de vida
señalaba el sitio a donde nunca llegaremos.
     Muerte andada, andada muerte, a tranco sobre pavimentos...
ese lugar en que se abre
                                         una gran boca de miedo.
Ya la luz que no recuerda a nadie vino
desde el fondo de tus zapatos niños a traerte,
a colocar peldaños a la sombra de tus pies.
     Como un caballo sin más metáfora que el torso roto
una maqueta de su anatomía salió de los espejos;
bebió la brevedad, el límite para buscar el blanco.
     No hay lugar en el mundo para tus pies que fueron
desde mis pies cansados a buscarte
en la fuente del temor a la luz para ninguno;
luz unigénita del que ya me abandonaba desde siempre,
esa que bañaba las preguntas, los cuartos vacíos, el acaso.
     Crecieron las raíces de tus pasos, buscaron el sueño
entre los muertos sin rostro en el sosiego buscaron,
bebieron de la sed, de las razones
subieron la escalera de la lágrima
rompieron, ¡ay de ti!, sombra de mi sombra,
la máscara en que tu ojo se apagaba.
     El sol que no sabía de nosotros
que no supo de ti ante mí, encontró tu boca,
mi boca esquiva en un rincón sin violencia,
tu rígida inocencia paseada por la noche hasta tu yo
en la  pacífica muerte, en la muerte inequívoca
en que no tenían cabida  más que tu ojo y tus zapatos
con el afán de buscar y buscar la calle.
     Bajo el llanto permeable de tu lágrima,
mi lágrima hueca por el cristal del fuego
mataba la lumbre, la vida que soñaba, quemaba el sol,
rajaba las cometas, y la fuente donde no había agua
caía sin vida ante nosotros.
     Yo que no soy la misma que miraba,
desde el sueño partir el tren de tus zapatos
señalaba con el índice tronchado por la filantropía
tu alma helada,
                          huyendo…
 

 
Este poema mereció la 3.ª Mención de Honor en el Certamen Internacional de Poesía César Vallejo 2006, Londres, Inglaterra.

  
  

CRECIÉNDONOS LA TIERRA
  

“La muerte es esa pequeña jarra,
con flores pintadas a mano,
que hay en todas las casas…”
ELISEO DIEGO

 
Debajo la tierra; allí tenemos que volver
aplazarnos y ser dioses...
Hoy, los frutos
de tonadas nacientes entre sorbos,
alentando fichas de parchís
aromados por la charla en corredores
con céfiro de lirio y plumas de gallo reluciente.
El cristal de las babosas
que nos hizo encapuchar
los pies descalzos
nos inventó horizontes en las palmas de las manos.
                ¡Tierra!
de mi tierra tuya que nos cayó delante
en aguacero de raíz
creciéndonos los dedos para tocar
el zumbido fantasma que mora los pasillos.
La semilla de la tarde
acomodaba el sol
                               colándose por los resquicios
entre el rojo y el verde de sus cotiledones.
                ¡Tierra!
de mi tierra tuya que nos cayó delante,
hasta la empuñadura.

 
Poema tomado del libro El Sopor de las Guanábanas.

  
  

DE LA PERPETUIDAD DE ENARBOLARTE

  
 “La eternidad ignora las costumbres.”
 ELISEO DIEGO

  
     El árbol de tus huesos con sus cuernos afilados
resonó en el hambre como música extraña
creció en el ala de la sombra
atravesado de pájaros y capiteles con sus sierpes
de niños huérfanos con el talón hendido en el reloj
con la sonrisa fija en el pasado
con la mirada torva y la inocencia incólume.
  
     Crecimos sobre él los que te amamos,
los que sin perder el hábito
de atesorar lo que de sobra sabemos sin regreso
arracimamos el cariño como aves rapaces
apartando en capítulos las tardes con sus vueltas
los mundos entramados de azogue y aserrín
las pantallas de vulnerabilidad…
  
     Atamos las aristas del pasado
con colores ampulosos y prolíficos
por los cuatro pasajes del amor sin tiempo,
para no claudicar
para no salirnos del empalme de tu árbol
con la inercia trepidante por las oscilaciones
aguzando el oído cerca de la escarcha
en el ligero trino de lo que no vuelve,
abrimos el libro de las estaciones
que se coagula en lo alto;
tú, yo, los tejados amarillos vistos desde Dios
con las chimeneas de trompas de elefante
con sus gatos floreados cascabeleando
con tejones de azúcar y sus canalones
esperando la lluvia de los tiempos.
  


  
Poema tomado del libro El Sopor de las Guanábanas.

  
  

SE NOS FUE LA LUZ
  


“Estoy contento:
ninguna diferencia abismal
me precipitará a un instante eterno.”
TEODORO LECMAN

  
Pasó finalmente
a tomar su lugar
sin nombre en el andén
en donde el tren no dijo
y se marchó la voz
sin soga para ahorcar
el olvido entre los árboles.

Dime, ¿cómo acaeció
por un instante apenas
el sonido?, ¿cómo
caló el diente la frecuencia?

Y, por si fuera poco,
el caudal de la espera,
con la mano aplastantemente limpia,
trató de desmentir
lo que jamás se dijo.

Ya la sombra cobijaba
lo que el mar no tuvo tiempo
de doblar benignamente.

Hoy, que se nos fue la luz
ayer prendida con lazos de color
a la distancia,
no se sienta a conversar
la alondra, y en el patio,
ni el naranjo que una vez
me hinchó los labios
tiene la corteza azul.

 

_______________
María Eugenia Caseiro (La Habana, Cuba), poeta y escritora, reside actualmente en Estados Unidos. Integra la Muestra de Poesía Siglo XXI de la Asociación Prometeo de Poesía. Es cónsul en Miami de la Organización Poetas del Mundo, miembro del Foro de discusión IFLAC PAVIMENTA la PAZ y delegada en USA del grupo LCeeE. Obtuvo 3 años consecutivos el premio “Famous Poem” por su poesía La Calleja. Ha colaborado en diversas antologías: Famous Poets Society, 1997, 2000; Hollywood Diamond Hommer Trophy 1998; Nueva Poesía Hispanoamericana 2004, 2005 y 2006, y “Paseo en Verso”, Méjico, 2005. Ha sido recibido el Premio Publicación La Porte des Poètes 2005, París; el Premio Estadístico 2006 de Poesía y Relato en el Concurso Internacional Mis Escritos Lanuz, Argentina, y la Mención de Honor en el Certamen Internacional de Poesía César Vallejo de Londres 2006, entre otros. Participa en Agonía.net y Radio Agonía. Sus textos están difundidos en la Red, donde colabora con diversas revistas y diarios digitales, y participa en numerosos foros de literatura.

 

 

 

www.iacat.com

www.micat.net

www.creatividadcursos.com