Revista Recre@rte Nš7 Julio 2007 ISSN: 1699-1834      http://www.iacat.com/Revista/recrearte07.htm

 

JUEGO Y CREATIVIDAD
PARA LAS EMPRESAS COMPETITIVAS LÍDERES.
Dr. David de Prado.
Experto en creatividad y relajación creativa.
www.iacat.com

 

  • EL JUEGO CREATIVO ANCESTRAL Y ARQUETÍPICA DESDE SIEMPRE.

El animal aprende sus destrezas de supervivencia, por ejemplo, el gato a cazar ratones, mediante las actividades de simulación correspondientes, actuando sobre una pelota.
El niño desde el primer momento de su nacimiento mediante procesos de aprendizaje de inmersión e imitación aprende los sonidos, los gestos, las reacciones emocionales suscitadas por el comportamiento de su madre y de su padre. En los primeros años de vida el niño actúa siempre como si..., movilizando su expresión creadora y su fantasía: juega como si fuera una enfermera, a poner inyecciones, a curar una herida,.... Realmente se trata de un juego social de roles. Como dice un autor “el juego es el principal deber y ocupación de la infancia”. Como dice Piaget “la infancia es la etapa imaginativa y creativa por excelencia”. ¿Por qué el ser adulto habría de renunciar a ese rasgo sustantivo y ontológico del ser originario del niño que es el juego, la expresión y la creatividad?
El niño juega sin más, por puro placer, por instinto directo de aprendizaje y libertad, para sentirse el mismo en la interacción libre con sus semejantes, para expandir y realizar sus fantasías mediante las simulaciones dramáticas, para activar su imaginación creadora desde los primeros momentos de la existencia. ¿Por qué en la escuela, en las organizaciones productivas o de ocio, el juego creativo o la creatividad expresiva y lúdica no habrían de ser herramientas fundamentales de relación, de cooperación, de comunicación, de aprendizaje y desarrollo, incluso de investigación innovadora?
El impacto beneficioso del juego al conectarnos con el mundo más auténtico e ingenuo, más vivo y expresivo del niño que juega y fantasea, sería más que suficiente para reclamarlo como una herramienta esencial de la escuela y de la empresa.
 Esta es la sabia labor de las propuestas cooperativas de juegos de empresa de este libro de María Rita Gramigna  innovador y experimentado, tan bien concebido y escrito para la fácil comprensión y aplicación en todas las organizaciones.

Parece por tanto evidente que el ser humano tiene un rasgo fundamental.  su característica de ser que juega, que explora y se divierte, que diverge, que busca y encuentra, que no busca y también encuentra, que elabora ficciones antes de realizarlas, que sueña con  utopías para hacerlas posibles, que juega y crea, en definitiva. Homo ludens, como diría HUIZINGA. Homo creator, imagen y semejanza de Dios, como insinuaría el cristianismo.

Desde el punto de vista de los arquetipos, el juego con su dinámica expresiva, emocional, intuitiva, espontánea, involucrada, instintiva, nos impulsa directamente al instinto de vida, de Eros, frente al instinto de muerte o de tánatos del psicoanálisis más profundo y originario. Es un instinto de exploración para encontrar los recursos de supervivencia, es un impulso de ensayo sobre las cosas para ver cómo se comportan y reaccionan, es una búsqueda de las propiedades y aptitudes del propio sujeto mediante las acciones repetitivas que le dan seguridad en la práctica y lo afirman como ser frente a los demás y frente al mundo.
El juego es el regreso al mundo libre y espontáneo que supera la presión del deber, de la imposición del mundo adulto, de los requerimientos de obediencia a la autoridad del padre, del jefe, del maestro, del predicador,... de todos cuantos ostentan el poder y lo ejercen de modo simbólico y real. El juego es la democracia y la sumisión a las reglas. Es la superación de la dirección y dependencia del jefe, mientras se juega. Es ir más allá de lo explicado y conocido, para penetrar en el universo de lo desconocido, de lo inédito, de lo misterioso, de lo que nos sorprende por unos resultados nunca previstos. Pero sobre todo el juego es la oportunidad de acercarnos consciente e inconscientemente al mundo feliz, ingenuo y fantasioso de la infancia, para recibirlo y recuperarlo. Para no perderlo para siempre.
El valor arquetípico del juego es ineludible e indudable: simboliza la libertad omnímoda del loco que explora los caminos aun no trazados, marcando vías en todas las direcciones. Es el loco que carece de pautas, de presiones e imposiciones, guiado siempre por el instinto originario de la naturaleza. Es el camino aún recorrido sin metas ni propósitos.
Es el viaje por el placer de explorar y encontrar. No es un tour turístico.  Cada paso es una meta. Cuando se ha recorrido el camino completo, el placer de caminar y los múltiples encuentros con distintos seres y objetos de la naturaleza abren las vías a nuevas opciones, pruebas y  alternativas. A nuevas iniciativas y nuevos propósitos.
Es el camino del emprendedor. Presiente que algo nuevo, útil o maravilloso puede encontrarse en una nueva ruta de negocios, apartado de los caminos trillados de las experiencias,  incluso propias,  exitosas. Es renunciar al éxito ya obtenido y disfrutado por el riesgo de un éxito nuevo por venir.
Es el arquetipo del caos de la naturaleza, en la que no hay dos  seres idénticos ni dos hojas iguales en el mismo árbol. En la complejidad del caos hay o puede haber infinidad de nuevos órdenes. Órdenes construidos a través de las reglas que nos damos en el juego, para regenerar un nuevo orden más armonioso, más bello, mas justo, más atractivo, más profundamente he localizado en la naturaleza del ser humano. Un orden realmente cósmico. Es el arquetipo del cosmos como armonía bella y bondadosa entre todos los elementos que lo componen.
Realmente el libro de juegos de empresa de María Rita Gramigna busca en última instancia reconstituir de un modo más auténtico y más humano, más infantil y más ancestral, la estructura dinámica de la empresa en todas sus dimensiones: el planeamiento estratégico, la comunicación interna y externa, el desarrollo competencial, la conexión con el entorno medioambiental y social, la dinámica de producción respetuosa con el medio ambiente, el desarrollo integral de los participantes en su doble dimensión lógica analítica y creativa global.

  • EL IMPACTO DEL JUEGO CREATIVO Y EXPRESIVO EN LA EMPRESA Y EN LA VIDA.

 

Cada juego tiene sus pasos y procesos, describe sus propósitos y prevé sus logros en este libro, de modo claro y fácil de aplicar al contexto de cada organización. Los procesos y actividades implicados contribuyen con sus rasgos naturales a obtener resultados previsibles y esperados.
Yo quisiera resaltar entre otros los beneficios incalculables e inevitables del juego creativo y expresivo en las organizaciones educativas y productivas:

    • Nos regresa a la infancia para revivir  su sentido instintivo de placer y de libertad, de amor y de Eros, aunque sea por unos minutos o por unas horas, porque produce una onda de plena satisfacción y bienestar.
    • Reinstala y reactualiza la fantasía sin límites en la que el niño se expresa y se expande de un modo integral y liberador.
    • Activa el sentido de lo simple, de lo auténtico, de lo que vale por sí mismo, en función de la actividad misma y del mismo placer que provoca.
    • Desencadena un sentido de la fluidez expresiva y emocional, que libera de los corsés e imposiciones de la lógica, del estatus, de la falsa dignidad, de la autoridad paternalista que limita la iniciativa y la expansión libre de cada sujeto.
    • Fomenta un cierto sentido de la improvisación, de la exploración de otras alternativas, de la búsqueda del sentido del ser y del actuar.
    • Desencadena una gran variedad de emociones positivas como el sentido de la libertad de movimiento y de expresión, el placer y la alegría del pasatiempo sin propósito, la sensación de despreocupación y distensión frente a las presiones de las prisas y de los logros.
    • Nos lleva a un estado de ser y de comunicar vivo, directo, sin agendas secretas, sin engaño, sin encubrimientos. Comunicarse de tú a tú sin rangos, sin prejuicios, tal como somos.
  • EL JUEGO EXPRESIVO COMO CREADOR DE UN CLIMA MÁS HUMANO Y MÁS AUTÉNTICO.

El juego transforma el ambiente externo estático, preestablecido y estructurado. Nos saca de las estructuras arquitectónicas preestablecidas a espacios imaginarios liberadores de las pulsiones emotivas innatas. Nos lleva al aire libre de las aves, al espacio líquido de los mares y los ríos de los peces, al bosque o la selva en el que conviven la fiera, el tigre, el perezoso o el mono.
El juego modela un clima psicosocial caracterizado por la libertad y atento cumplimiento de los procesos, los roles y las reglas, por estilo dinámico, participativo y expansivo de optimismo y placer. Mientras se juega se olvidan los deberes y preocupaciones. Crea un clima distendido y sin estrés, que facilita relaciones amistosas y relajadas, en las que se pueden decir sin miedo ni ansiedad todas las cosas que se piensa  acerca de la organización. El juego a través de los roles consignados contribuye a la autoafirmación y seguridad del individuo y del grupo. Ateniéndose a las reglas, el respeto, la tolerancia y la participación democrática marcan el espíritu del juego expresivo y creativo.

No se cuestiona la autoridad en el juego, pero se coloca entre paréntesis. El director y los mandos intermedios dejaron su poder de mando y de dirección de lado mientras juegan. Son como cualquier otro miembro del grupo. Una renuncia provisional al espíritu, deseo y hábito establecido de ser el primero, de ser el que dirige y piensa, a veces sin contar con el pensamiento ni las emociones de los demás, de ser por rutina la  imagen y representación genuina y natural, sino única y exclusiva, de la empresa, obviamente fruto del ejercicio continuado de la autoridad. Porque en el juego los directivos y jefes son:

  • Las reglas y normas de funcionamiento aplicables a todos.
  • Los procesos, fases y acciones preestablecidos en cada juego.
  • El análisis y conclusiones basadas en los procesos y reacciones, en las percepciones y visiones o alternativas generadas en el mismo.

En definitiva el jefe es el juego con sus reglas, procesos y logros. El juego en sí mismo está por encima del jefe.

  • EL JUEGO CREATIVO O LA CREATIVIDAD LÚDICA.

Éste libro de juegos de empresa tiene una de las características fundamentales de su autora, colega y amiga en la creatividad: el sentido de la investigación, la innovación, la renovación y la creatividad. Es pues natural que respire un aire oxigenante, creativo y expresivo en todas sus páginas. Es el sentido genuino expresivo, creador y liberador del juego.
Desde la perspectiva de la creatividad podríamos resaltar entre otras estas características del juego:

  • Potenciación de la fluidez espontánea e improvisadora del pensamiento lógico y convergente y de las conexiones emotivas e imaginativas del inconsciente, que tiene su propia lógica, cuyo mejor espacio de manifestación es el juego. Se trata de fluidez ideacional, emocional, imaginativa, expresiva... sin censura, sin inhibiciones, sin mordazas, sin prohibiciones.
  • Sentido de la flexibilidad para explorar todos los campos, sobre todo aquellos en los que los participantes se sienten más seguros, que suelen estar más cercanos a las aficiones y talentos de cada cual.
  • Activación de la originalidad, de lo extraño, de lo misterioso, de lo imprevisto, de lo absurdo e impertinente, que es lo que permite explorar caminos desconocidos y llegar a encontrar espacios, recursos, instrumentos... realmente distintos y nuevos, que no se han dado antes en el contexto de la organización. Este sentido de invención originaria es la esencia de la creatividad. En las partidas de juego todos han de estar atentos a la insurgencia de nuevas oportunidades.
  • Propuestas, productos, iniciativas y alternativas inéditas, como resultado de procesos imaginativos y creativos, característicos del juego.
  • Restablecimiento y fortalecimiento de la dimensión imaginativa, fantástica y creativa de la personalidad de los participantes, que ordinariamente se encubre y entorpece en la dinámica administrativa, burocrática, disciplinada y lógica del rol establecido o asumido en la empresa por cada empleado. Se transparenta la naturaleza originaria y primaria expresiva y emocional de cada participante en el juego. Se aprecian los talentos naturales y el sentido del humor, de la ironía o de la crítica. Se resalta la trasgresión, el ir más allá de lo prohibido o permitido, que acentúa la sensación de libertad, de valentía, de seguridad y atrevimiento. Es la personalidad osada y arriesgada, necesaria en el individuo y la organización para emprender nuevos desafíos con riesgos calculados.

Éste es sin duda el sentido creador de los juegos de empresa de María Rita Gramigna. Una contribución operativa valiosísima para la renovación creadora de las organizaciones empresariales, sociales, educativas, sindicales, políticas, recreativas....
La experiencia didáctica e investigadora sobre el tema con las últimas aportaciones con juegos inéditos, fruto de su creatividad hace de la reedición de este libro un deber y una práctica inexcusable en el desarrollo organizacional moderno, para recrear el clima humano y activar los talentos de las empresas.

Dr. David de Prado.
Experto en creatividad y relajación creativa.
www.iacat.com
Santiago de Compostela, Pascua de 2007.

 

 

 

www.iacat.com

www.micat.net

www.creatividadcursos.com