Revista Recre@rte Nº6 Diciembre 2006 ISSN: 1699-1834      http://www.iacat.com/Revista/recrearte06.htm

 

NUEVOS PARADIGMAS EDUCATIVOS

LOS VALORES HUMANOS Y LA CREATIVIDAD 

 

Silvia Claisse

 

“Nuestra tarea como educadores no es la de reconocer el talento creativo posteriormente a su expresión, pero sí la de estimular el talento cuando es aún potencial, y ofrecer condiciones que faciliten su expresión y desarrollo”

Mackinnon, 1959

 

La Creatividad es una habilidad crítica en la actualidad, dadas las características de complejidad, incertidumbre, turbulencia, cambio y competición que caracterizan al mundo del trabajo y a la sociedad en general. Se impone pues, que la educación favorezca la transición hacía nuevos paradigmas.

La creatividad es el instrumento, dinámico, complejo y multifacético, que permite al individuo adaptarse e innovar en el medio. Su expresión depende tanto del individuo mismo como de estilos de pensamiento, abordajes para la resolución de problemas, y de las condiciones ambientales, la familia, la escuela, el trabajo.

 

 

LA CREATIVIDAD COMO INSTRUMENTO DE AUTO CONOCIMIENTO

             El siguiente cuestionario nos servirá de referencia para atrevernos a bucear en nuestro interior y experimentar con nuestra propia creatividad

·           ¿Plantea la creatividad formas específicas de acercarse al auto conocimiento y a los distintos saberes?

·           ¿Puede la creatividad ser “enseñada”, cómo y a partir de que criterios se logra?

·           ¿Se manejan metodologías específicas tanto en el aspecto creativo como en el de ejecución y reflexión, que favorezcan a la inserción en un modelo cultural pero que respeten y fomenten la manifestación del ser, la libertad creativa, la producción personal y grupal?

·           ¿Cómo, de qué forma, a través de qué disyunciones y conjunciones puede la creatividad convertirse en instrumento pedagógico capaz de transgredir las barreras disciplinarias, los modelos rígidos, dialogar y enriquecerse con aportaciones científicas, humanísticas y sociales?

 

             A lo largo de este artículo que estamos compartiendo, trataremos ustedes y yo - de encontrar alternativas que favorezcan el proceso de aprendizaje a partir de una propuesta liberadora de las tensiones entre los campos de la creatividad y la libertad, con los procesos pautados que supone la educación formal.

 

 

¿DE que hablamos cuando decimos EDUCACIÓN CREATIVA?

             Educar en la creatividad es educar para el cambio, la formación rica en originalidad, flexibilidad, visión futura, iniciativa, confianza, decisión; que desarrolle la auto confianza y la fortaleza para la toma de decisiones, y prepare al educando para hacer frente a los obstáculos y dificultades que se le van presentando en la vida escolar, familiar y de relación. Para que el proceso enseñanza-aprendizaje transcurra por carriles estimulantes, gratos, y, valga la redundancia, creativos,  es necesario que exista una atmósfera propicia. Ahora bien, ¿qué significa creatividad? Podríamos decir que creatividad es el potencial humano integrado por componentes cognoscitivos, afectivos, intelectuales, volitivos e intuicionales, que a partir de una atmósfera de libertad creativa y plena de valores, se pone en evidencia y la persona se manifiesta, produce, genera ideas de gran valor personal y social. Luego al comunicarlos, en determinados momentos, el hecho creativo trasciende el contexto histórico-social.

             Educar en la creatividad implica amor por el cambio. Una educación creativa es una educación desarrolladora y auto realizadora en la cual resulta valioso el redescubrir el aprendizaje y la adquisición de habilidades y estrategias, así como el “desaprendizaje” de actitudes y creencias impuestas que pueden trabar el propio proceso creativo y el de los demás.

 

 

ALGUNOS DE LOS VALORES HUMANOS INHERENTES AL PROCESO CREATIVO

             Entre los muchos componentes de la creatividad podemos mencionar atributos tales como flexibilidad, optimismo, entusiasmo, apertura a nuevas ideas y una actitud segura pero no autoritaria así como habilidades de pensamiento creativo, fluidez de ideas, originalidad, iniciativa, independencia, auto confianza, persistencia, curiosidad, espontaneidad intuición, además de la capacidad para crear el clima adecuado.

             Por el contrario los bloqueos de origen emocional, miedo a cometer errores, a ser criticado, falta de confianza en el propio potencial, la inseguridad y la baja autoestima, representan barreras para la creatividad. Otros bloqueos como creer  que la fantasía y la reflexión son una pérdida de tiempo, considerar que la tradición es preferible al cambio, poner más énfasis  en la razón y la lógica, desvalorizar y desconocer la intuición y los sentimientos, son bloqueos de orden cultural.

 

 

EL DOCENTE CREATIVO

             Algunos maestros no tienen conciencia de su propia creatividad y de que existen en el aprendizaje, dificultades que tienen su base en una carencia o falta de desarrollo expresivo de las habilidades de pensamiento creativo y reflexivo. Tal vez, hasta desconocen que pueden ponerla de manifiesto para favorecer el proceso del niño al que están educando. Como maestros, tenemos que comprender que educar en la creatividad implica partir de la idea que ésta no se enseña de manera directa y teórica sino que se propicia. Para que esto ocurra hay que comprender, acompasar, respetar la ambigüedad, la incertidumbre y el caos tan temido. Y guiar el proceso convirtiendo esta instancia en espacio de reflexión y exploración que no deber ser considerado como una pérdida de tiempo. En esta instancia el maestro deberá  confiar en las capacidades potenciales de sus alumnos, propiciando la motivación intrínseca y fomentando la búsqueda de la excelencia. Para que esto ocurra el maestro debe “quitarse los lentes empañados que distorsionan la realidad, y hacen que año tras año se repitan las clases tal como se planificaron la primera vez”.

 

 

“CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR”

             Es necesario tener es cuenta el componente lúdico de la creatividad. Entonces, a partir de una planificación integral, es imprescindible incorporar actividades placenteras ya que estas no son incompatibles con la búsqueda del conocimiento y la excelencia. Actividades que valoricen y estimulen la originalidad. Es necesario también crear un clima adecuado para que cada uno defienda sus ideas y las exprese con absoluta libertad y respeto. Por parte del docente, se espera que presente propuestas desafiantes y motivadoras, que brinde el tiempo suficiente para que cada uno formule sus propias respuestas; que facilite la discusión creativa y motivadora, en un marco de respeto aceptación por las ideas de los otros, propiciar lluvia de ideas, grupos de reflexión y por sobre todo, no incentivar el miedo a cometer errores.

 

 

PLANIFICACIÓN VERSUS CREATIVIDAD

             La planificación que apunte a la excelencia, no es incompatible con el esbozo de una atmósfera de libertad y espontaneidad, que propicie la creatividad. Y a la hora de planificar se deberán tener en cuenta los componentes de la creatividad y los caminos para facilitar la manifestación de la misma por parte de los alumnos. En la cultura occidental existe una marcada tendencia de seguir poniendo énfasis en el pensamiento analítico, convergente y lógico, dificultando y hasta impidiendo el desarrollo y el potencial creativo. Un estudio realizado en EE.UU. de Norteamérica (Toren, 1993) mostró que lo dicho se reflejaba en la Universidad, y que un 80% de la energía educativa estaba dirigida a disciplinas analíticas, cuando la realidad actual está exigiendo individuos con ideas nuevas, sin reglas preestablecidas, capacidad de innovar, arriesgarse a experimentar, a imaginar, a divergir, a soñar despierto. Por el contrario se favorecen por demás conceptos tales como “todo debe tener utilidad”, “todo tiene que ser y funcionar perfectamente”, “no se puede divergir de las normas impuestas por la cultura”, “se debe evitar la ambigüedad”. También es necesario recordar, a la hora de planificar que la enseñanza no debe apuntar solamente al conocimiento del mundo exterior, sino que se debe propiciar el autoconocimiento para descubrir los propios talentos y posibilidades. Es imprescindible repensar la educación respecto de los contenidos, considerando las inteligencias múltiples y la inteligencia emocional, para que todos y cada uno de nuestros estudiantes, participen y disfruten de la fiesta del conocimiento.

 

 

“El Hombre Creativo no es el hombre común al que se le acrecentó algo. Creativo es el hombre común del que nada se sacó

Abraham Maslow, Psicólogo 

 

 

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.

               > Master profesional (abierto a todos)
               > Master Académico (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2007. Encuentros Creadores. Escuela de verano de la Creatividad.    www.micat.net