Revista Recre@rte Nº5 Junio 2006 ISSN: 1699-1834       http://www.iacat.com/revista/recrearte/recrearte05.htm

CREATIVIDAD CORPORAL

CUERPOS CREATIVOS

 

Mauro Rodríguez Estrada

 

 

       Cuentan que en una población del sur de Italia la policía aprehendió a un napolitano sospechoso de haberle robado la cartera a un turista. El tipo gritaba y gesticulaba con dramatismo y ruidosamente alegaba su inocencia  mientras los agentes lo conducían al tribunal. Pero sucedió lo más imprevisible: Al llegar a la sala del ministerio público para ser presentado como acusado, el tipo es atado de pies y manos, y entonces su febril elocuencia desaparece; el presunto ladrón guardaba silencio, parecía mudo...

 

       Tras un buen rato de este vacío, el funcionario le dice: pero ¿qué te pasa? ¡habla! - Y el napolitano replica: “¿cómo quiere que hable si me tiene con las manos atadas?”

 

Nuestro cuerpo es lenguaje, es energía, es emoción, comunicación, intuición. Puede ser respeto, ternura, misticismo, calidez, idealismo, poesía, creatividad.  Y también frialdad, rudeza, indiferencia,  altanería , desprecio, agresividad.

 

       Ya superamos la época del dualismo racionalista, con su dicotomía de alma – cuerpo, y ahora entendemos la unidad del ser humano.

 

       Mediante nuestro cuerpo externamos nuestra subjetividad, reflejamos el mundo, nos ubicamos en el entorno, canalizamos nuestros conflictos, expresamos nuestros valores y nuestros anhelos.

 

       La expresión corporal es cotidiana y continua: gestos,  posturas, mímica, teatro, danza, gimnasia, deporte, yoga... son para todo mundo el pan de cada día y de cada minuto, más aún que la expresión verbal.

 

       La expresividad corporal es  muy diferente de una persona a otra; y también de una cultura  a otra. Pensemos en el lenguaje corporal de los españoles, los japoneses, los chinos, los alemanes, los ingleses...los napolitanos.

 

       Son muchas y muy variadas las áreas de la expresión corporal: ballet, calistenia, actuación teatral, aerobics, caligrafía, modelado en arcilla malabarismo, dibujo, pronunciación de lenguas extranjeras... 

 

       Toda expresión genuina es movimiento desde dentro hacia fuera, desde el sujeto hacia el entorno y también la creatividad es, por  naturaleza y esencia, movimiento de dentro hacia afuera;  somos creativos, no tanto cuando asimilamos lo que nos llega de fuera (im-presiones) sino cuando nos ex-presamos.

 

       La creatividad empieza con la vivencia  del cuerpo. Una persona creativa es, antes que un espíritu, una madeja  de procesos  biológicos: somos anatomía y fisiología antes que ciencia y filosofía.  

 

       La expresión es, por definición, una función corporal:  el cuerpo mediatiza toda expresión humana. A lo largo de la vida vamos formando hábitos estereotipados que matan buena parte de nuestra espontaneidad.  Destruir estas corazas es facilitarse la vía para ser uno mismo  en plenitud, para que aflore toda la verdad personal.

 

       Las investigaciones de la educadora española Paloma Santiago demuestran que la expresión corporal fina, al desarrollar  la conciencia del propio cuerpo, hace a los niños más abiertos, más  creativos, más desinhibidos, mejor relacionados  con los demás, mejores es su rendimiento escolar, y además desbloquea y libera sus ansiedades y sus miedos. (1)

 

*****

 

       Un elemento importante de un programa de creatividad es el desarrollo de la capacidad expresiva del cuerpo, máxime cuando muchas zonas de nuestra cultura, por culpa de las ideologías intelectualistas y por el hábito de expresar  todo con palabras y signos gráficos, suelen ocasionar una atrofia de la creatividad corporal.

 

       En las escuelas los alumnos ven pasar, casi paralizados de la cintura para abajo, las mejores horas del día.  Los profesores se atienen al principio- pseudoaxioma – de que la comprensión del mundo se da por medio de la razón. Muy poco o casi nada se enseña acerca  de cómo percibir el cuerpo y cómo percibir a través   del cuerpo y cómo expresarse con él más allá del nivel primario y natural.

 

       En todo esto la desviación es más acentuada para los adultos, de quienes se espera más rigidez y más convencionalismo. En muchos la espontaneidad parece muerta.

 

       El humanismo integral pide superar la dicotomía “mente-cuerpo”  que nació de los espiritualismos antiguos (Platón, San Agustín) y modernos (Descartes, Kant), y que para nada ha favorecido un enfoque de humanismo integral.

 

       Nuestra búsqueda de creatividad y capacidad innovadora incluye  un reencuentro con nuestro cuerpo y con nuestra biología. Es necesario recuperar la espontaneidad, el sentido lúdico, la vivencia somática plena en el  “aquí y ahora”. Podemos agradecer a Freud el que nos haya convencido de la indisoluble unión  de lo biológico con lo psicológico, y que haya conquistado para las ciencias la unidad radical del ser humano. “Quien no acepta su propia corporeidad difícilmente podrá aceptarse en profundidad”. (2)

 

       Y hay más: nuestra conducta corporal (que es lenguaje no verbal) conlleva mensajes que propician o inhiben la productividad creativa de otros.

 

***********

 

       En los seminarios y talleres de desarrollo creativo se pueden poner EJERCICIOS  diseñados para lograr objetivos muy concretos, por ejemplo:

 

*    Romper inhibiciones y estereotipos.

*    Desahogar angustias y frustraciones.

*    Reconquistar niveles perdidos de espontaneidad.

*    Descubrir en si mismo posibilidades ocultas y/o  atrofiadas

*    Estimular el hemisferio derecho del cerebro que es plástico, global, y también el izquierdo, porque el verbalizar las experiencias  estimula este segundo hemisferio.

*    Defenderse del estrés que ronda en torno al hombre moderno; muchas experiencias confirman que las personas que participan en estos ejercicios sienten alivio en sus problemas emocionales.

*    Desarrollar canales alternativos de expresión y de comunicación con elegancia, fineza, tino y ritmo.

 

       En suma, se trata de adentrarnos en la psicoterapia centrada en el cuerpo; de tomar en serio al cuerpo como fuente de energía y de serenidad; de aprender a agudizar la percepción de sí mismo y aclarar la conciencia corporal.

 

       Las autoras del libro Expresión corporal y creatividad nos dicen que “una sesión de expresión corporal siempre debe  incluir como objetivo el placer del movimiento y un sentido lúdico del trabajo y el aprendizaje” 3

 

       Vale la pena echar un vistazo a las danzas religiosas, que son verdaderos arquetipos, presentes en todas las culturas. Estudiar casos como el de la Danza Shiva, considerada  por los hindúes como la máxima imagen de la actividad divina: movimiento de armonía y de energía, que estimula y libera, o como los chamanes usan la danza para liberar y curar.

 

       Es significativo este testimonio de la historia de las religiones y de la antropología religiosa: la instancia que más se remonta a lo espiritual hace enorme hincapié  en la expresión corporal. ¡interesante paradoja, que desafía al pensador inquieto!

 

       Muchos adultos en proceso de fosilización pueden recobrar el gusto de vivir y la salud a través del movimiento creativo.

 

Líneas importantes de trabajo en este campo son:

-         la danza, no tanto como mera ejecución de formas creadas por otros, sino como proyección como la poesía corporal de cada quien.

-         Las metáforas corporales.

-         La percepción del otro a través del diálogo corporal.

-         El psicodrama, que es imaginación  y transformación mágica: “el psicodrama como experiencia terapéutica es enriquecedor en la medida en que reproduce esa dialéctica  tan apasionante ficción- realidad” 4

 

*********

 

       El cuerpo puede se un aliado de tu creatividad, o su enemigo. Es enemigo cuando te dejas aculturar y “domesticar” hasta el punto de que tus posturas y movimientos reflejan inhibición, rigidez y estereotipos.

 

       La salud y la armonía requieren integración. Es innatural la dicotomía  mente-cuerpo. Basta considerar el significado de los ademanes que todos hacemos al hablar para entender cómo el cuerpo participa en las actividades mentales y culturales. Diríamos que él solo se invita, y se rehúsa a retirarse.

 

       La expresión corporal puede ser salud, sobre todo por el mayor consumo de oxígeno (como en los aerobics), psicoterapia (como en el zen y el yoga), arte y goce estético (como en la danza). Pero tambien puede ser factor de stress y de enfermedades (como en las malas posturas)

 

       Lamentablemente son muchos los que sufren analfabetismo en el terreno de la expresión corporal. Quien busca sinceramente la creatividad tiene que incluir un reencuentro gozoso con su cuerpo, con su corporalidad.

 

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.

               > Programa profesional (abierto a todos)
               > Master (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2005. INTENSIVO.    www.micat.net