Revista Recre@rte Nº5 Junio 2006 ISSN: 1699-1834       http://www.iacat.com/revista/recrearte/recrearte05.htm

EmocionARTE

 

Entrevista a Iratxe

 

Bote: ¿Qué es “EmocionArte”?

Iratxe: Es un proyecto vivo en el que investigamos, trabajamos y que quisiéramos compartir con todas aquellas personas a las que les apetezca participar. La esencia de nuestro proyecto gira en torno al trabajo con las emociones, un aspecto básicamente descuidado en la sociedad actual. Y lo hacemos a través del arte, ya que estamos en el contexto de una escuela de música y danza. La música -o su aspecto más básico, el sonido-, el movimiento, la poesía, el teatro, el lenguaje de las imágenes, cualquier medio sirve a nuestro propósito.

B: ¿Cómo surgió la idea?

I: Todo partió del trabajo desarrollado en el aula de las emociones y sentimientos. Allí empezamos a ver la necesidad y el deseo de los alumnos de profundizar en la investigación de las emociones. Poco a poco, y sin darnos cuenta, nuestro proyecto fue creciendo como crece una planta, en libertad, tomando las direcciones que el mismo proyecto iba marcando con sus necesidades y respuestas diarias. Esa planta se transformó en un precioso árbol, el espectáculo que realizamos, aunque es todavía un árbol joven con muchas ramas por desarrollar y mucho fruto por recoger.

B: ¿Qué significa, desde el punto de vista de la musicoterapia trabajar con las emociones?

I: El trabajo con las emociones es, posiblemente, uno de los aspectos más importantes dentro de la musicoterapia y prioritario en mi caso. Creo que sin una estabilidad emocional, es muy difícil desarrollarnos satisfactoriamente en otros aspectos de la vida. Por otro lado, mi herramienta de trabajo es la música, capaz de apelar a las emociones, en muchas ocasiones, de una forma más certera que las palabras. Expresar un sentimiento es, en tantas situaciones, más sencillo a través del lenguaje no verbal.

B: En la dirección estabais Mª José Pérez-Pastor, profesora de expresión y creatividad y tú, ¿Cómo os acoplasteis, cómo distribuíais las tareas?

I: Trabajar con José es muy fácil, todo fluye entre nosotras. Llevamos unos años colaborando y el conocernos hace que repartamos bien el trabajo. Cada una se ocupa de aquello que le resulta más sencillo, más acorde con sus capacidades. Por otro lado, el hecho de haber realizado otros montajes como “El Color Esperanza”, nos ha dado tablas y confianza en nosotras mismas. En EmocionArte elaboramos individualmente algunas de las emociones que aparecieron en el espectáculo, aunque la mayor parte de la labor la realizamos de forma conjunta.

B: ¿De qué forma participaron tus alumnos?

I: Seis de ellos representaron el sentimiento de rabia. Partimos de sus ideas, de sus propias formas de vivirla y entenderla, y luego las trabajamos, intentando entender y asimilar lo que íbamos descubriendo en el proceso. Finalmente transformamos nuestros hallazgos en el movimiento, en la pintura, o en los sonidos que se llevaron después al escenario. Por otro lado, uno de mis alumnos actuó como presentador de EmocionArte. Con él preparamos el guión para que pudiera aportar el máximo de sí mismo, como así hizo, sorprendiendo a todos con su desparpajo y simpatía. Los más pequeños nos proporcionaron las imágenes que se proyectaron en la parte dedicada a la ternura. Fotografiados in fraganti, simplemente fueron ellos mismos, con lo que la ternura surgió por sí sola. Por último, otro grupo de chavales participó junto al colectivo de teatro “Escena Libre Tú Verás”, con los que llevaron a cabo dos acciones asociadas con las emociones que se representaban en escena. De todas maneras, y a parte de las colaboraciones específicas, o más importante es que ellos conocían perfectamente las emociones que queríamos provocar en el público y sabían cómo transmitirlas.

B: ¿Cambió mucho la idea desde la propuesta inicial hasta el espectáculo final?

I: La idea fue creciendo con las aportaciones de todas las personas que se quisieron sumar al proyecto, con lo que tenía un poquito de cada uno de nosotros. Una vez definida, creo que la idea central no cambió mucho, aunque también me sorprendí al ver el producto final. Fue algo parecido al nacimiento de un hijo, nunca llegas a imaginar la emoción que sientes cuando llega el momento. Es algo difícil de explicar con palabras. Lo que viví ese día superó con creces cualquier cosa que me hubiera imaginado.

B: ¿Qué ha significado para tus alumnos trabajar en “Emocionarte”?

I: A parte de que han disfrutado muchísimo, algo que me parece fundamental, también creo que han extraído muchas cosas de sí mismos, implicándose a todos los niveles. Por otro lado, también se han beneficiado de compartir la experiencia con otros alumnos y alumnas. Además han sido felicitados por todos y han estado en el teatro, lo que les encanta… ¡Están deseando repetir!

B: ¿Qué has aprendido de ellos trabajando en el espectáculo?

I: Me han dado una gran lección al comprobar lo bien que entienden el lenguaje de las emociones. Me emocioné muchísimo cuando los vi sobre el escenario, tan implicados con  lo que estaban haciendo, dando tanto de sí mismos. También he aprendido que no hay que preocuparse tanto de los resultados y a confiar más en ellos. Todo resulta más sencillo cuando la base es firme.

B: ¿Cuál es el balance final?

I: Muy bueno, repetiría con los ojos cerrados, con todo lo que eso conlleva. Los frutos obtenidos superaron con creces el esfuerzo realizado. Ahora quiero seguir trabajando en esta línea porque el campo es muy amplio y esto no ha hecho más que empezar.

B: ¿Por qué te decidiste por la musicoterapia?

I; Encontré reunido en esta profesión todo lo que me gusta. Por un lado me encanta la música, fundamental en mi vida, y por otro me apasiona trabajar con personas, a las que puedo escuchar y acompañar durante un trecho de sus vidas. Es un trabajo que me llena, que me ayuda a crecer como persona y a plantearme nuevos interrogantes continuamente.

B: ¿Cuál es el nivel de la musicoterapia en Talavera con respecto al resto de España?

I: Sólo puedo hablar desde mi experiencia como musicoterapeuta en una Escuela de Música y Danza. En España hay poquísimas Escuelas que ofrezcan musicoterapia, y en muchas ocasiones en que dicen tenerla no cuentan con un especialista. Es como si el profesor de una clase de piano fuera violinista. De todas maneras, me puedo considerar una privilegiada por estar en una de las poquísimas escuelas de Música de España que oferta mi especialidad. Talavera está muy avanzada en este sentido y posee una mentalidad bastante abierta con respecto a otras Escuelas.

B: ¿Qué significa ser la única profesora de musicoterapia en un centro orientado sobre todo a la música?

I: Por un lado una gran suerte, porque musicalmente la oferta es muy amplia, lo que ofrece muchísimas posibilidades, tanto con los alumnos como con los profesores. Por otro, siento que mi situación es diferente a la mayoría de mis compañeros musicoterapeutas, que trabajan en centros donde conviven psicólogos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales o logopedas. Son centros que poseen muchos recursos a nivel terapéutico aunque pocos a nivel musical. Mi situación es contraria a la suya, ya que aunque estoy sola como terapeuta, musicalmente estoy acompañadísima. De todas maneras, para mí lo importante es aprovechar siempre al máximo las posibilidades que te ofrece el medio en el que trabajas.

B: ¿Cómo es la relación con los compañeros? ¿Entienden tu punto de vista?

I: La relación es buena, y creo que después de cuatro años en los que han visto como desarrollo mi trabajo, han ido entendiéndolo. A veces las explicaciones no bastan para dar a entender una disciplina tan desconocida y compleja como la mía. También las actividades conjuntas que hemos ido realizando les han ayudado a comprender lo que la musicoterapia puede aportar a una Escuela de Música y Danza.

B: ¿Cómo sería el mundo ideal en el que la musicoterapia estuviera totalmente integrada tanto en la sociedad como en los ámbitos académicos?

I: Sería un mundo en el que los musicoterapeutas trabajaran de forma normalizada en múltiples centros, como sucede hoy con los fisioterapeutas. Un mundo en el que deje de ser una novedad, un reclamo para atraer a un público desinformado. Creo que es un camino que hay que andar pasito a pasito, haciendo nuestro trabajo lo mejor que sabemos. La sociedad acabará por reconocerlo y apreciarlo. Las cosas bien hechas van calando poco a poco y normalizándose de forma natural.

 

 

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.

               > Programa profesional (abierto a todos)
               > Master (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2005. INTENSIVO.    www.micat.net