<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> ENTREVISTA
Revista Recre@rte Nº4 Diciembre 2005 ISSN: 1699-1834                              http://www.iacat.com/revista/recrearte/recrearte04.htm

 

ENTREVISTA PARA LA REVISTA “B-INTERNATIONAL” DE HONG-KONG

Mayo de 1998, pág. 98.

JORGE KLEIMAN  

Entrevistadora: SARAH DAGLISH.

JORGE KLEIMAN: - Le aseguro que el solo hecho de ser interrogado y tener que contestar mediante la Palabra me produce pánico. Por un lado, generalmente me expreso a través de la Imagen y el Color, y por otro, las preguntas que me plantea el público son tácitas, realizadas en el momento en que comienzan a observar mis cuadros: una vez más, Edipo consulta a la Esfinge.

Habiendo establecido que me siento como un pez fuera del agua al otorgar una entrevista verbal, hay varias formas de encararla:

1.- Contestar natural y simplemente, contando la verdad (alguien dijo que uno puede decir cualquier cosa excepto la verdad, que mentir es condición del diálogo....). Esto resultaría de lo más soso, y nadie quedaría conforme.

2.- Contestar con una técnica delirante/divertida. Esta es una opción muy auto-complaciente; nadie - casi nadie- entendería lo que estoy tratando de decir ( o mejor dicho, lo que estoy tratando de ocultar), de modo que todos se quedarían con la impresión de que soy un maldito pedante...

3.- Negarse a contestar nada en absoluto. Esta es una variante bastante atractiva, pero no cambiaría el hecho de haber sido preguntado, y mi actitud sería considerada -muy justamente- como una grosería... Sin duda que habrá personalidades drásticas y dramáticas que aman las actitudes irresponsables, que elegirían ésta como la mejor posibilidad, pero yo perdería amigos y la oportunidad de hacerme conocer un poco...

4.- Usar la técnica de Max Ernst: dejar pasar 3 ó 4 preguntas y luego contestar a la quinta con la respuesta correspondiente a la primera, produciendo un magnífico biribirloque imposible de sostener después de la séptima..., o

5.- Dada la imposibilidad de acertar con la actitud adecuada, recurrir -como en todas las otras ocasiones- a la asociación libre, la cual (no lo olvidemos) es la técnica apropiada para un Surrealista, ya sea que se encuentre en Buenos Aires, Madrid, Cape Town o Hong-Kong.

 

De modo que veamos las preguntas y respuestas:

 

I.- SARAH DAGLISH: “¿Cuán a menudo pinta Ud.?”

Jorge Kleiman: “Yo” es solo una marca, como un señalador indicando una página de un libro. “Yo” no pinto, soy pintado por mi Inconsciente siempre que siento su llamada, con un ritmo sospechosamente parecido al de la emisión de un “quantum” de energía.

 

II.- S.D.: “¿Cuánto tiempo le insume, término medio, completar una pintura?

J.K.: No lo sé, no terminé ninguna aún...Nuevamente, no soy “Yo” sino más bien el Tiempo el que tiene que terminarlas. Los cuadros que vemos hoy en día en los Museos son muy diferentes de lo que fueron cuando el pintor los dejó librados a su suerte...

 

III.- S.D.: “¿Ve Ud. cada uno de sus cuadros como una entidad separada o como una parte integrada a un todo?”

J.K.: Si existiese alguna “Entidad Separada”, sería más de lo que el espíritu humano podría soportar. Cada gesto, cada hoja, cada minuto que pasa forma parte de una gran corriente que no tiene límite...por ahora....Si algún día todo mi trabajo pudiese verse reunido, algunos rasgos en común podrían indudablemente ser apreciados en la mayoría de ellos: ciertas inclinaciones de las formas, los radios de curvatura, un color en el ángulo de incidencia de los más contradictorios sentimientos. Tal vez el principio que los relaciona consiste precisamente en esta aceptación de lo contradictorio como el rasgo más específicamente humano. El Inconsciente no tiene lógica, y cada trabajo es una aventura del espíritu...

 

IV.- S.D.: “¿Está su pintura influenciada por sus raíces latinas?”

J.K.: Mis raíces latinas quedaron expuestas cuando, después de muchas violentas tormentas, el agua de lluvia lavó la tierra que había sostenido y alimentado el árbol de mi niñez. Para mí, el milagro de haber visto el “Hermes” de Praxíteles, en el Museo de Corinto fue suficiente para comprender que debía humildemente colocar mi silla de pintor y caballete en medio de esas raíces expuestas.

 

V.- S.D.: “¿Cuáles son las ventajas o desventajas de ser un pintor en Madrid?”

J.K.: Solo siento gratitud hacia Madrid y sus habitantes. He aprendido mucho aquí: la primera vez que visité el Museo del Prado , que ví el cielo de Madrid al atardecer o escuché el rugido de lo real en el discurso de esta ciudad, de este país y de sus gentes, me sentí curado, purificado, por una extraña forma de cirugía que extirpara lo que es superficial, trivial, melifluo...

 

VI.- S.D.: “¿Cuál es su impresión acerca del mercado del arte hoy?”

J.K.: Me gustaría saber dónde queda ese Mercado, así podría salir corriendo a echarle un vistazo... Me encantan los mercados y siempre que llego a una ciudad que no conozco, voy de inmediato a verlos. Allí es donde mejor se percibe la vitalidad de sus habitantes... Pero estoy seguro que Ud. se refiere a las ventas de cuadros...: el hecho es que en el pasado los artistas gozaron -y sufrieron- el sistema de encargos, que venían de la Iglesia, la Nobleza, el Estado y luego la Burguesía... Hoy por hoy, ni el sistema de encargo social explícito, ni el tácito que tuvieron los Románticos, Simbolistas e Impresionistas, existe ya. Ante esto, la única respuesta posible es el “sálvese quien pueda”, o mejor aún, “MAYDAY”, que como Ud. sabe no tiene nada que ver con un día de Mayo, sino que viene del francés “M'aider...”

 

VII.- S.D.: “¿Encuentra Ud. que su arte se vende especialmente bien en ciertos países?”

J.K.: Llevaría muchísimo tiempo nombrarlos a todos, pero soy especialmente requerido en Mongo, en el planeta Krypton -la familia de Superman es uno de mis principales clientes-, en Lichtenstein, Andorra, San Remo, Bophutatswana, Bahrein y Guadalupe. ¡Ah! y por cierto, me estaba olvidando de la Isla de Malta...

 

VIII.- S.D.: “ ¿Considera Ud. el arte como una inversión?”

J.K.: He invertido toda mi vida, mi tiempo y mi dinero en la producción de arte, pero no sé si eso es bueno para un judío....Con todo, supongo que está Ud. refiriéndose a si la compra de arte es o no lucrativa para el público... Creo que técnicamente hablando ninguna inversión ha resultado mejor, especialmente la realizada en los impresionistas, cubistas, surrealistas, etc....Pero hay que hacer un importante desembolso inicial, comprar casi toda la obra de un artista dado y saber cómo manejar el mercado, regular los precios, la demanda, recomprar todo lo que vuelva a salir a la venta... Con mucha paciencia y dinero, es el mejor negocio que hay, así que.... No se puede ser naïve en el mundo de los negocios. El caso del que compra por placer es diferente: para él, un beso en la frente, o donde sea...

 

IX.- S.D.: “¿Quién (o qué) ha sido la principal inspiración / influencia en su arte?”

J.K.: Sin duda mi principal inspiración es la Biología... Intento que los cuadros me “crezcan”, más que crearlos... No creo que ninguna contribución intelectual al mundo haya alcanzado la perfección de un huevo de gallina, que además una gallina lo pone con el culo... En segundo lugar, el Psicoanálisis, y en tercero, Wilhelm Reich y Fedora Aberastury.

 

X.- S.D.: “¿Podría detallar un poco cómo elige un médium?”

J.K.: En esta área, como en todas las otras, el “Yo” no elige el médium, más bien es elegido por el mundo de imágenes que pugna por salir, por revelarse, por las emociones que contiene. Dicho esto, estoy especialmente inclinado a dibujar con carbón y pintar al óleo, y me gusta mi amigo el pastel porque es el único médium que puede ser usado para pintar-dibujando y dibujar-pintando, o dibujar-dibujando y pintar-pintando...

 

XI.- S.D.: “¿Es el color importante para Ud.?”

J.K.: Generalmente, a través de la Historia de la Pintura, el contorno y el claroscuro formaron la base de la Imagen, luego el color se agregaba meramente como elemento seductor. Rembrandt en sus últimos años y su directo heredero Van Gogh cambiaron esa situación usando el color estructuralmente: así comenzó la era en que el color genera

la imagen, desarrollando su propio código, sus leyes internas, el conocimiento que debemos a Newton, Goethe, Chevreul, Itten, etc. Me identifico con esta escuela, por cierto que guardando las distancias.

 

XII.- S.D.: “¿Qué lo lleva a pintar algo en concreto?”

J.K.: Mi sed por descubrir, la conquista de nuevos espacios interiores, el deseo de encontrar qué es lo que hay del otro lado del río, o qué es lo que se ve desde lo alto de una montaña, o qué se esconde en un bosque o una cueva, qué misteriosa vida se halla oculta bajo una piedra en el mundo del Inconsciente.

 

XIII.- S.D.: “¿Estuvo Ud. siempre fascinado por el Surrealismo y el funcionamiento de la mente?”

J.K.: Incuestionablemente, entre las joyas que la civilización ha descubierto, estas dos, Psicoanálisis y Surrealismo (la segunda, hija favorita de la primera, la que me convirtió en artista....) son las que, con su extraña aproximación al Abismo, me atrajeron de la misma manera en que uno se asoma a un precipicio “sin un maldito paracaídas...”.

 

XIV.- S.D.: “¿Cómo (si fuera el caso) su preparación como arquitecto y su actual práctica de gimnasia han contribuido a su pintura? ¿Puede Ud. explicar brevemente qué tipo de gimnasia practica Ud.?”

J.K.: a) dentro de su complejidad, un ser humano es un todo. Estudiar y trabajar como arquitecto han contribuido a determinar la manera en que estructuro y sitúo las formas en la pintura, mi manera de vestir, de moverme y de lavarme los dientes... He notado también que tengo un particular, diríamos “espacial”, sistema de dar mis clases de gimnasia, usando orden, ritmo, modulación y funcionalidad, lo cual indudablemente es una herencia de mi educación arquitectónica.

b) La clase de gimnasia que practico se basa en la investigación de la “Energía hecha Cuerpo”: cómo esa energía está distribuida, cómo puede dirigirse, y los efectos que produce cuando aprendemos a manejarla. Gracias principalmente al Tai-Chi-Chuan, al gran pianista Claudio Arrau y a su discípula Fedora Aberastury, grandes avances se han hecho en técnicas destinadas a recargar y controlar la Energía interna del organismo. Se usan dos principios complementarios: la “Relajación Activa ” y la “Fuerza de la Conciencia”. La primera es una suerte de liberación, permitiendo que el movimiento fluya sin estorbos, sin frenarse en las articulaciones, que son lugares de cruce y potencialmente barreras; la segunda consiste en llevar el pensamiento a situarse en puntos específicos de nuestro organismo que se convierten así en Centros o núcleos de energía que regulan y organizan cualquier expresión dinámica, a manera de polos magnéticos.

 

XV.- S.D.: “¿Cuál es su mayor desafío como pintor?”

J.K.: Aprender a escuchar la “Voz Interior ”, poniéndome a su disposición sin prejuicios estéticos, morales ni de ninguna otra clase, y sin interferencias de mi propio deseo o ambiciones personales... No hay frases más dañinas para un pintor, para cualquier artista, que las que comienzan con “Yo quiero....”, “Yo intento...”.

 

XVI.- S.D.: “Qué es lo que Ud. siente que debe lograr?”

J.K.: La Historia del Arte de la segunda mitad del Siglo XX debe ser re-escrita. Esta afirmación inevitablemente suena pedante y arrogante, pero es que ha sucedido que después del final de la Segunda Guerra Mundial , desde el Informalismo en adelante, se favorecieron formas de expresión más superficiales y, finalmente, más decorativas de las que las precedieron. Las componentes sensibles del arte crecieron de forma desproporcionada a costa de los aspectos conceptuales y energéticos. Siento que el gran arte solo puede salir del adecuado equilibrio entre esos tres ejes: el sensible, el conceptual y el energético. Espero que este equilibrio crezca en mi trabajo, dentro de mis limitaciones personales.

 

XVII.- S.D.: “¿Podría Ud. describir sus tres trabajos “PADRE QUE VES EN LO SECRETO”,” LA MULTITUD DE SUS SACRIFICIOS” y “CABEZA DE JUAN EL BAUTISTA”?”

J.K.: Los tres comenzaron de la misma manera: situando nueve puntos sobre el papel, que corresponden a los polos magnéticos o núcleos del cuerpo humano en el área del torso: los ojos, narinas, oídos, boca y pezones...Desde allí, la mano fue liberada y se dejó fluir la dinámica automática hasta que las formas, volúmenes y elementos (aire, fuego carne...) y las emociones (Serenidad, Misticismo, Ley...) se hicieron patentes. Los colores responden a un código que las imágenes generan por sí mismas: azul arriba y detrás, amarillo y verde en la media distancia, rojo y castaño en el área inferior y más cercana...

 

XVIII.- S.D.: “Identifique las cualidades por las que espera que su pintura sea apreciada”.

J.K.: Me considero un pintor “primitivo”, como aquellos del Siglo XIII y XIV en Europa. Pienso que la huella que el Surrealismo abrió para el arte a través de su principal instrumento, que es el Automatismo o Asociación Libre, solo ha comenzado a ser explorado. Me gustaría muchísimo ser recordado algún día como una especie de adelantado, un explorador, cuyo trabajo estaba lleno de ingenuidad, incluso torpeza, pero necesario para los que vinieron después.

 

XIX.- S.D.: “¿Es “dejar una huella en la arena” el motivo que siempre lo ha estimulado a seguir pintando?”

J.K.: El Tiempo es mi peor enemigo. El segundo es la Ley de Gravedad...Ambos siempre ganan...De ahí mi melancolía y mi prisa. La angustia existencial solo puede ser aliviada por la creación de fetiches (obras de arte) que -a manera de tótems- nos protejan, aunque solo sea en el campo de la fantasía, en la lucha, eternamente perdida y eternamente renovada, contra estos dos monstruos: el Tiempo y la Gravedad...

 

PREGUNTAS PERSONALES

•  S.D.: “¿Cuál es su idea de la felicidad perfecta?”

J.K.: No podemos esperar que nada sea perfecto. Con todo un café con leche y una baguette con mantequilla por la mañana no es una mala aproximación, y si se toman en una terraza mirando al mar, mejor aún...

 

•  S.D.: “¿Porqué hace Ud. lo que hace?”

J.K.: Cuando se. encuentra un sendero en la montaña, se lo sigue. El problema es si tomarlo hacia la izquierda o la derecha. Generalmente elijo la primera opción.

 

3) S.D.: “¿Cuál es su mayor temor?”

J.K.: Le temo al fuego.

 

•  S.D.: “¿Cuál es su artista favorito?”

J.K.: Masaccio entre los clásicos, Picasso entre los egipcios (in memoriam Douanier Rousseau).

 

•  S.D.: “¿Qué libro está Ud. leyendo ahora?”

J.K.: Las “Memorias” del Duque de Saint Simon.

 

•  S.D.: “¿Cuál es su forma de viajar favorita?”

J.K.: Me encanta viajar en tren, cuanto más lejos mejor. Algún día espero ir de Madrid a Hong-Kong en tren.

 

7) S.D.: “¿Cuál sería su destino de viaje favorito?”

J.K.: Me gustaría visitar Angkor, en Camboya.

 

•  S.D.: “¿Qué es lo primero que hace por la mañana?”

J.K.: Encender la radio y mirar si es un día soleado.

 

•  S.D.: “¿Tiene Ud. un edificio favorito?”

J.K.: No puedo decidirme entre el Palacio Imperial de Katsura en Japón, y la casa Darwin D. Martin de Frank Lloyd Wright en los Estados Unidos de Norte América, que son bastante parecidos, por otra parte.

•  S.D.: “¿Tiene Ud. un cuarto favorito en su casa?”

J.K.: Mi estudio, sin duda.

 

•  S.D.: “¿Cuál es su objeto preferido en su casa?”

J.K.: Un cuadro que pinté en 1968 y que colgó por mucho años sobre el hogar en mi casa de Martínez, en Argentina.

 

•  S.D.: “¿Qué objetos lleva Ud. siempre consigo?”

J.K.: Mi carnet de identidad, el cepillo de dientes, las gafas y los calzoncillos.

 

•  S.D.: “¿Cuándo y dónde fué su momento más feliz?”

J.K.: Cuando nacieron mis hijas, en Buenos Aires.

 

•  S.D.: “¿Cuál piensa Ud. que será el cambio que más influencia tendrá en nuestra forma de vida en los próximos 5 años?”

J.K.: Comenzar a usar exclusivamente energías renovables.

 

•  S.D.: “¿Algo que lamentar?”

J.K.: Todas las ocasiones en que no pude evitar hacer sufrir a alguien.

 

•  S.D.: “¿Cómo se relaja Ud.?”

J.K.: Leyendo libros de Historia.

 

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.
               > Programa profesional (abierto a todos)
               > Master (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2005. INTENSIVO.    www.micat.net