LEARNING LETTER nº 2 
Noviembre - 2005

EL APRENDIZAJE :   "El error sólo se convierte en fracaso cuando no aprendemos de él." 


         

  Recomienda este artículo 

Combatiendo la Pérdida de Conocimiento en Nuestras Organizaciones
por María Ofelia Domínguez, consultora de Grupo Desarrollo Organizacional

El conocimiento representa uno de los mayores activos de las organizaciones actuales. Constituyendo la clave para llevar a cabo con eficiencia los diferentes procesos que tienen lugar dentro de nuestra organización. A pesar de que existe conciencia generalizada del valor que entraña este activo, aún queda mucho por hacer para preservarlo, mantenerlo y transmitirlo en nuestras organizaciones.  

Un primer paso para mantener este conocimiento consiste en tomar conciencia de nuestras propias actitudes hacia su preservación y mantenimiento. Un primer aspecto que nos podría proporcionar información en este sentido sería responder a la pregunta “¿Cómo preservamos el conocimiento en nuestra organización?”. Una vez que hemos adquirido un conocimiento determinado y de carácter valioso para nuestra práctica profesional, seguramente lo almacenamos en nuestra memoria y lo mantendremos ahí hasta que llegue el momento de volver a utilizarlo. Si no desarrollamos algún sistema para hacer explícito este conocimiento y compartirlo con otras personas, este conocimiento se perderá en el momento en que abandonemos la organización. Quizá esta sea una de las situaciones que más se repiten hoy en día en nuestras empresas, personas que a lo largo de su práctica profesional han ido adquiriendo conocimientos, que no logran transmitir a la organización y al momento de marcharse se los llevan consigo. Esta situación genera una de las mayores fugas de conocimiento traduciéndose en una doble pérdida para la organización ya que no sólo se trata del conocimiento que se ha escapado sino de la nueva inversión que se tendrá que hacer para que la persona que recién se incorpora obtenga un nivel de conocimiento que le permita desarrollar las competencias de aquél que le ha precedido.  

¿No sería todo más fácil si contásemos con sistemas que nos facilitaran compartir este conocimiento, con herramientas que permitiesen hacer explícito ese conocimiento tácito al que sólo se llega después de una gran inversión de recursos personales y organizacionales?. No tendríamos que invertir tanto tiempo y esfuerzo en inventar lo ya inventado, pudiendo enfocar esos recursos a lo que verdaderamente requiere nuestra atención.  

Un segundo cuestionamiento que puede ser de gran utilidad para conocer nuestra actitud hacia la preservación del conocimiento en la organización sería ¿en que medida hacemos explícito  el conocimiento tácito que vamos adquiriendo a partir de nuestra práctica profesional?, ¿cómo podemos hacerlo de una forma sencilla y realista tomando en cuenta las limitaciones de tiempo a las que todos nos enfrentamos?.  

Se trata de potenciar flujos de conocimiento útiles para el desempeño efectivo de nuestra práctica profesional. Una forma de afrontar esta situación podría ser a través de las denominadas “comunidades de práctica” (Comunities of Practices) que permiten compartir el conocimiento con otros aprovechando las ventajas que nos proporcionan las nuevas tecnologías.  Se trata de reunir a personas con intereses acerca de un campo específico para compartir sus conocimientos en torno a una serie de temáticas y cuestiones de carácter fundamental. Debido a que el desarrollo de estas comunidades depende de la utilización de nuevas tecnologías es posible sacar ventaja de las principales bondades de la virtualidad, tales como entrar en contacto con personas expertas en la materia de nuestro interés con la cuál de otra forma no habría sido posible interactuar, ya que pueden encontrarse a muchos kilómetros de distancia de nosotros.  

Este tipo de comunidades pueden tener diferentes grados de alcance, puede ser únicamente a nivel de un equipo o área organizacional o incluso trascender las fronteras organizacionales y unir a varios profesionales de una misma área o de diferentes áreas pero con un interés común. Otra ventaja relacionada con su carácter virtual radica en que cada uno puede acceder a la comunidad en el momento que mejor le convenga y dedicar a ello el tiempo del que disponga, eliminando la desventajas que pueden tener las reuniones para las que es necesaria presencia física y cumplir con un horario específico. La comunidad puede dedicar sesiones monográficas para tratar diferentes temáticas para todos los interesados o responder a las necesidades que los miembros de la comunidad suelen plantear. No existen reglas fijas, todo dependen de las necesidades y características del grupo que la integre y son ellos mismos quienes las configuran en cuanto a su forma y carácter.  

Las “comunidades de práctica” nos permiten resolver en cierta forma el tema de transmisión del conocimiento. Sin embargo sigue quedando pendiente su preservación, para ello la respuesta más efectiva consiste en la documentación de procesos y prácticas. Si se decide optar por ésta opción es importante tener en cuenta la estructura que tendrán estos documentos para que sean claros, comprensibles, contengan toda la información relevante y sean accesibles para cualquiera que quiera o necesite consultarlo. Finalmente habría que diseñar una estrategia que garantice la fluidez de ese conocimiento, para que adquiera un carácter dinámico y pueda enriquecerse con el conocimiento de todos los que puedan tener acceso a él.  

Cuantas veces hemos descubierto una nueva tecnología, una nueva herramienta, un nuevo enfoque que facilita nuestra gestión y nos permite hacer aportaciones mas valiosas ya sea en cuanto a calidad, ahorro de tiempo y simplicidad con que lograr un objetivo.  

Todo sería más sencillo si cada uno de nosotros tuviésemos esa actitud de compartir y preservar el propio conocimiento. Mucho se ha hablado del trabajo en equipo y existe amplia evidencia de las implicaciones tan positivas que tienen de cara a la obtención de resultados para la organización. Sin embargo, cada vez se habla más de la complejidad organizacional y la importancia de visualizar a la empresa como un todo. Por ello va siendo tiempo de tener una visión más amplia que permita trascender al trabajo en equipo y nos permita potenciar el desarrollo de redes de colaboración que agrupe a varios equipos o unidades de la organización.  

Cada vez más, es necesario visualizar a la organización como un todo, ya que la tendencia ha sido a fragmentar y a considerar las múltiples áreas como unidades especializadas y hasta cierto punto independientes a pesar de que el trabajo de todas se orienta a alcanzar los objetivos  de la organización. Sin embargo este tipo de organización únicamente se cumple en los organigramas. En la práctica estas unidades se encuentran muy interrelacionadas y el conocimiento y prácticas que son efectivas en una pueden ser transferidas a otras.  

Es tiempo de mostrar apertura, de compartir conocimiento y de estar receptivo a adquirir nuevos conocimientos. Desde nuestra formación básica nos han enseñado a parcelar nuestro conocimiento organizándolo por áreas, ello con el único fin de facilitar nuestro aprendizaje. Tal pareciera que esta es la mejor manera de aprender. Sin embargo esto sólo atiende a fines pedagógicos, ya que la realidad no se organiza de esta manera, por el contrario entre las distintas disciplinas existen múltiples y complejas interrelaciones. Lo mismo existe en nuestras organizaciones, en la medida en que seamos capaces de generar un diálogo entre las distintas áreas, identificando los puntos en común, podremos compartir conocimiento y facilitar la fluidez de los procesos en nuestra organización. ¡Busquemos el diálogo entre las diferentes áreas de la organización y  preservemos así el conocimiento que tenemos en nuestras empresas!.


Descarga La Learning Letter Completa     

Suscríbete - Quiénes somos - Recomiéndaselo a Alguien - Aviso Legal

Actualmente estás suscrito al Learning Letter de © Grupo Desarrollo Organizacional
Consultoría Integral para la Gestión del Cambio en la Dirección y Desarrollo de Personas.

Trabaja con Nosotros
- Te Escuchamos: Contacta

Si prefieres que no interrumpamos nuevamente tu sosiego intelectual
y dejemos de enviarte e-mails, haz click aquí
para que te dejemos tranquilo :-)