<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> ENTRE JEFES Y LIDERES
Revista Recre@rte Nº3 Junio 2005 ISSN: 1699-1834                                 http://www.iacat.com/revista/recrearte/recrearte03.htm

 

ENTRE JEFES Y LIDERES

Por Eugenio Gimeno Balaguer (*)

CORDOBA.ARGENTINA 

“Que no nieguen con sus actos

lo que sus conceptos pretenden demostrar”.

 

D esde chico tuve la impresión de que las cosas y las personas nos mostraban una superficie mate, como los espejos sucios, y que si supiéramos sacarles brillo, brillarían. Más aún, creo que aún admirando ciertos brillos y disfrutando con sus reflejos, hay mucha gente que bucea hasta el otro lado del espejo, esos son los líderes .

Hace unos años ya insistíamos en que había que pasar de “la gerencia al liderazgo”. Nada es suficiente en la gerencia, decimos que hoy el standard es el último valor alcanzado, es decir no hay standard, se voltea a cada rato. Los que derriban constantemente los stándares son los líderes. El concepto de autoridad reconocido por la gente ha ido cambiando; hoy diríamos que “es la facultad inherente a un cargo con la finalidad de utilizar la capacidad decisoria en el logro de objetivos institucionales”(Base de la jefatura). Pero, c uando hablo de liderazgo experimento la sensación de un llamado al ser humano que somos, al desarrollo de sus potencialidades, al descubrimiento de sus capacidades, de las posibilidades no fecundadas.

El nuevo lider, estratega de sus etapas, táctico de sus días, defiende en primer término su cohesión interna, su sensación de existir.

La gente cree en lo que ve que otros hacen o intentan hacer, cree en los comportamientos, en los hechos, en los ejemplos, en los resultados. Cree en lo que se construye junto con el otro. No acepta el “porque sí”, el “porque se me da la gana”, el “porque lo decido yo”.

El líder es una persona común que se distingue de las demás porque busca sistemáticamente la innovación, entusiasma a la gente en pos de un objetivo compartido y trabaja duro para ponerlo en práctica.

El coraje es indispensable porque nadie triunfa por uno, nadie puede librar el combate por uno. La vida del lider es una larga aventura, felizmente llena de contrastes, y mirando bien se ve el coraje por todas partes. Las “técnicas” de la vida son las principales preocupaciones, para protegerse el coraje es más importante que un seguro de vida. Es constante apelar a las propias enterezas que no son del tipo “en caso de accidente rómpase el vidrio” sino más bien, “aplíquese varias veces por día , en la medida que sea necesario”. Son las “ganas” y el coraje de ser lider lo que ayuda a sentirse libre y en plenitud, y esto se administra o en cápsulas o en frascos enteros, depende del contexto y la motivación para ser protagonista.

 

Comunicación y significado

El significado cada vez más necesita ser un significado compartido, los sentimientos si los supiéramos interpretar indican cuándo un significado es compartido o no.

Los sentimientos son el componente principal de la decisión gerencial porque son el reflejo último del significado que a su vez es la elaboración consciente de la mezcla de razón inteligente y emoción.

Para que exista posibilidad de liderazgo es necesaria una base de significados compartidos y allí está la “tierra feraz” para el cultivo del liderazgo.

 

El líder inventa posibilidades, es un ser creativo

No sólo conoce lo que las cosas son, sino que también descubre lo que pueden ser. En términos de lenguaje inventa el modo indicativo, y además el subjuntivo y el condicional. Junto al fue, al es y será, profiere el hubiera podido ser, el podría, el sería sí.

El líder conoce el presente y pasado, pero pretende determinar el futuro, para lo cual pro-mete, pro-yecta, pre-viene, pro-duce. Se anticipa a todo. (Los animales tienen futuro, el hombre tiene por-venir).

El líder trabaja sobre lo posible, que aún no existe y que surgirá de la acción de la inteligencia sobre la realidad.

En cada momento un líder potencial discierne posibilidades para integrar proyectos inteligentes; se dice a sí mismo continuamente: “tiene que haber una manera mejor”.

Los que tienen que darse cuenta que las personas, como las cosas, son lo que son y lo que pueden ser . Que las personas somos nuestras propiedades reales y el impredecible despliegue de nuestras posibilidades. Híbridos de realidad y posibilidad, somos ciudadanos compartidos de la realidad, que a veces afixia y limita, y el deseo, que amplia expectativas y horizontes. ¡Qué amplio campo de trabajo existe para los líderes! 

Lo que el líder conoce con certeza es que está lleno de proyectos que frecuentan su espíritu y que ellos incluyen muchos factores acerca de los cuales el no tiene “seguridad de estar seguro”, y que para ponerlos en práctica debe aclarar en su conciencia las finalidades de la vida y sobre todo las posibilidades del ser humano.

El lider sabe que su historia no es “agradable”, no es “suave y armoniosa” como las historias inventadas, sino que más bien sabe a confusión, a locura y sueños como la vida de todas las personas que no quieren mentirse más a si mismas.

Líderes y realidad

Conozco gente de PYME, dirigentes y empleados, muchos de aquí de Córdoba, que todos los días en las empresas, en los comercios, en las redacciones, en los almacenes, carnicerías, verdulerías, escuelas descubren posibilidades libres y son auténticos líderes silenciosos que están trabajando por un servicio apropiado, por una mayor calidad de vida, por un mundo mejor. Están en todas partes, aparecen cuando menos uno lo espera; a veces la sociedad tiene que abrir los ojos y descubrirá lo que está buscando, entonces podrá “aprovechar” sus líderes y las nuevas posibilidades descubiertas.

Liderazgo es un desafío a la inteligencia. La gravedad nos mata. Ojo, me refiero no sólo a la ley sino a las circunstancias que rigen, además de la caída de los cuerpos, la caída de la inteligencia. Aristóteles sostuvo la curiosa teoría de que todas las cosas tenían su lugar natural, una especie de hogar perdido cuya querencia sentían y al que retornaban en cuanto les era posible. El hogar del plomo es el suelo, el hogar del humo el cielo. El hombre no está claramente domiciliado. A veces parece un “pueblerino” y a veces “un ciudadano del mundo”. Oscila entre el plomo y el humo; entre ser jefe y ser líder.

No basta ser jefe, incluso buen jefe, hay que ser líder, todos ganan si las organizaciones son conducidas por líderes.

 

(*) Director ARGEX

ebalaguer@argex.com

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.
               > Programa profesional (abierto a todos)
               > Master (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2005. INTENSIVO.    www.micat.net