CREATIVIDAD EN ADULTOS MAYORES.

El revejecer creativo de los viejos.

 

Sigfredo Quintero. Master  en creatividad

BOGOTÁ. COLOMBIA.

 

 

 

En algunas regiones existe la costumbre de ver la vejez como una etapa de resignación y marginación total, en la que sólo se espera la muerte.

 

Es imperativo un cambio de paradigma para lograr un rompimiento total con este enfoque y observar que la vejez es una época para disfrutar, redefinir  situaciones y plantear planes de acción, que le permita a los Adultos Mayores mantenerse activos y motivados en la búsqueda de nuevas posibilidades. Exige una transformación profunda en lo social y cultural.

 

La historia de la humanidad está llena de ejemplos de viejos creativos: el Tizano pintó su autorretrato cuando tenía 90 años. Galileo, ciego seguía trabajando en sus investigaciones pasados los 60 años. Gandhi tenía 75 años cuando lanzó su última campaña por la independencia de la India. Picasso creó obras de arte hasta sus 92 años. Verdi a los 80 años compuso Falstaff. Cousteau exploró el océano hasta los 80 años. Miguel de Cervantes escribió su máxima obra a los 68 años. Goethe terminó El Fausto a los 80 años. El Papa Juan Pablo II sigue recorriendo el mundo a pesar de sus quebrantos de salud. Cada país o región puede elaborar su propia lista de mayores que continúan vigentes en cualquier campo. Esta se hace interminable.    

 

La creatividad puede surgir en cualquier edad y trae un efecto saludable en quién crea, una posibilidad de prolongar la vida bajo las condiciones de estar creando permanentemente. Si creatividad es la combinación y transformación de elementos, para obtener otros novedosos, las personas mayores tienen un impresionante bagaje para lograr múltiples creaciones a partir de sus experiencias. 

 

Es posible lograr un envejecimiento creativo, mediante el diseño de proyectos innovadores en cada contexto, que mantenga a los mayores en una permanente actividad mental, física y productiva.   Por esto, la formación integral de los adultos mayores ha venido adquiriendo cada día una mayor importancia. Es urgente reemplazar los modelos tradicionales.

 

La Resolución 46/91 de las Naciones Unidas respalda estas acciones con sus Principios en favor de las personas de edad, entre los que se destacan el de Independencia (Oportunidad de trabajar y otras posibilidades de tener ingresos. Acceso a programas educativos y de formación adecuados). Participación (Permanecer integrados a la sociedad. Poder compartir conocimientos y habilidades con las generaciones más jóvenes. Prestar servicio a la comunidad). El Principio de Autorrealización (Poder aprovechar las oportunidades para desarrollar su potencial.  Tener acceso a los recursos educativos, culturales, espirituales y recreativos de la sociedad).

 

Los cambios a los que la humanidad se ha venido acostumbrando son cada día más notorios. No hubo en los 85 años transcurridos entre 1900 y 1985 tantos cambios como en los últimos 15, de 1986 al año 2000. Y desde el año 2001 a la fecha ha sido impresionante no sólo en cantidad, variedad, sino la velocidad con la que se vienen presentando.

 

Estos cambios están directamente relacionados con la demanda y necesidades de la población que cada segundo crece a razón de tres nuevos habitantes en el mundo, llegando a cerca de 6.400 millones al finalizar el 2004.  

 

Si tenemos en cuenta que igualmente la ONU plantea, “el mundo está envejeciendo y en los siguientes 50 años se va casi a cuadriplicar el número de personas de edad, pasando de unos 600 millones a casi 2.000 millones. Hoy día una de cada 10 personas tiene 60 años o más. Para 2050 una de cada cinco personas será una persona de edad y se prevé que para 2150 una tercera parte de la población del mundo tenga 60 años o más”, entonces los países en general se verán en dificultades para responder a esta avalancha y tienen ante sí un gran reto para afrontar este fenómeno mundial.


El envejecimiento tienen que ver con todos los aspectos de la sociedad: economía, producción, recreación, salud, educación, alimentación, vestido, vivienda, para mencionar algunos. No hay excepción. Así las cosas, todas las profesiones deben especializarse para atender las necesidades de este segmento  de la población. El arquitecto, quien debe diseñar las estructuras adecuadas para un digno  vivir. El médico (gerontólogo, geriatra), para proponer nuevos esquemas de salud. Los dietistas, por la alimentación. Los odontólogos, para una adecuada higiene bucal. Los transportadores para los esquemas de desplazamiento. Los comerciantes, para atender de manera especial sus demandas. Los economistas, para proyectar aspectos relacionados con las pensiones y contrarrestar la pobreza. Los educadores, con nuevas propuestas de formación integral (Andragogía). No habrá profesión que no deba pensarse y actuar en función de los Adultos Mayores. 

 

¿Qué vamos a hacer en un mundo de viejos? ¿qué otros aspectos debemos desarrollar para generar y apoyar iniciativas que impacten positivamente este hecho?. Será común observar situaciones en las que un padre de 85 años, cuide de su hijo de 60 o viceversa.

 

Sin lugar a dudas el ingenio y la permanente innovación contribuirá en gran medida a superar los impredecibles obstáculos que se avecinan. 

 

Bienvenido el futuro Planeta de los Mayores, sin duda será un mundo apasionante en el que casi todo está por construir. Y es esta generación de adultos, quienes tienen el desafío de construir una nueva visón y hacerla realidad. 

 

“No se deja de crear al envejecer. Se envejece cuando se deja de crear”.

Sigifredo Quintero Contreras

 

E-mails: sigiquinco@etb.net.co  o

sigifredo_quintero@fundacion-social.com.co

 

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.
               > Programa profesional multitalentos (abierto a todos)
               > Master (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2005. INTENSIVO.    www.micat.net