CREAR O PERECER.

 LA CREATIVIDAD CONDICIÓN VITAL EN LOS SERES HUMANOS Y LAS ORGANIZACIONES

 

Douglas Paz Suárez

Universidad de los Andes

Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas

Estudios de Postgrado en Propiedad Intelectual

Diplomado Internacional en Creatividad y Liderazgo

Mérida - Venezuela

Dirección electrónica: depazcrea@hotmail.com

noviembre de 2004

 

 

INTRODUCCIÓN

 

      La creatividad es una rama de la psicología y ha sido en gran medida el motor de la historia. La creatividad es un bien social, afirma De la Torre (2000), un bien en sí mismo. Proporciona uno de los modelos de vida más apasionantes del ser humano, fundamental para el desarrollo de las sociedades modernas.

 

      De allí que el cultivo de las actitudes y procesos de vida creativos resulten apremiantes. El estudio de personalidades creativas ha arrojado mucha información respecto a los caminos que debe transitar la humanidad sin temor a equivocarse, porque no hacerlo es estar ya equivocados. En esos estudios se plantea que el pensamiento lógico debe complementarse con el pensamiento creativo o lateral que propusiera De Bono (1998).

 

      Uno de los investigadores más acuciosos del fenómeno de la creatividad, Mihaly Csikszentmihalyi señala lo siguiente:

 

“Cada uno de nosotros ha nacido con dos series contradictorias de instrucciones: una tendencia conservadora, hecha de instintos de auto conservación, auto engrandecimiento y ahorro de energía, y una tendencia expansiva hecha de instintos de exploración, de disfrute de la novedad y el riesgo (la curiosidad que conduce a la creatividad pertenece a esta última). Tenemos necesidad de ambos programas. Pero, mientras que la primera tendencia requiere poco estímulo o apoyo exterior para motivar la conducta, la segunda puede languidecer si no se cultiva” (Csikszentmihalyi, 1996: 26)

 

Esas dos tendencias deben ser cultivadas simultáneamente. Conservación y exploración son aspectos de una misma realidad humana, pero con frecuencia, el paradigma cartesiano nos ha llevado a centrarnos más en la primera característica, en detrimento de la segunda. La innovación es una forma de integrar las capacidades expansivas y disponernos a la auto conservación. Con la innovación se avanza en la creatividad, y también en la creación de nuevos productos para satisfacer necesidades. Pero la fuente de donde mana la innovación es la creatividad.

 

 

CONCEPTUALIZACIÓN

 

“La creatividad es un proceso humano, no necesariamente lineal, mediante el cual se tiene como resultado un producto novedoso y de utilidad para el individuo, grupo o colectivo” (Paz, 1998: 11)

 

Es de hacer notar en este concepto la noción de proceso y producto, pero también la forma cómo se llega a obtener ese producto. Incluye además la utilidad que puede tener el producto creado, y eso viene determinado por el beneficio que tal acción trae. Los caminos de la creatividad con frecuencia no van en línea recta, sino que hay una serie de atajos y senderos que otros no han seguido, porque como decía Einstein: quienes siguen los caminos que otros han trazado, sólo llegará a donde ellos ya han llegado.

 

El concepto de creatividad está asociado al de creación, aunque la real academia describe “crear “como: el arte de sacar o hacer algo de la nada (Santillana, 1999: 308); es evidente que esto nos remitiría a una parálisis existencial de grandes proporciones y negaría los grandes avances que ha tenido el hombre desde sus orígenes. Sería más interesante y pertinente vincular la creatividad a la “innovación útil” (Marín, 1998), ya que el mismo concepto permitiría relacionar el acto creativo con la aparición de algo nuevo, y además, de beneficio para la sociedad, grupo o individuos.

 

La descripción del concepto como arte de sacar algo de la nada, ubicaría a la creatividad en el ámbito de la religión o de la magia, de lo metafísico o lo especulativo. Debe partirse del postulado del hombre como ser eminentemente creativo: en esencia, en pensamiento, en imaginación; capaz de utilizar el conjunto de capacidades intelectuales (inteligencia) que tiene el cerebro para: inventar, razonar, imaginar, intuir, discurrir, reflexionar y concretar; en un proceso de indagación y búsqueda de nuevos conocimientos (innovación), bajo la llama de la creatividad (arte de crear) partiendo siempre de algo, con la finalidad de generar nuevos productos, ya sean estos tangibles o intangibles.

 

Implica mirar la misma realidad de otra manera, con el zoom de la creatividad, para mirar y poder ver lo que otros han mirado, pero no han visto, de una misma realidad; para hacerla: divergente-convergente, no convencional, diferente, emancipadora, irreverente, artística, emocional, expansiva.

 

 

ESTRUCTURAS MENTALES Y PENSAMIENTO PARALELO

 

Si nos abocamos a redescubrir las estructuras que nos hacen ver la realidad de una manera y no de otra, entendiendo que una de las funciones más importantes del cerebro, motor de la creatividad, es construir estructuras conceptuales (Bullaude; Gómez,1995) y construir modelos de la realidad en la medida que va aprendiendo, relacionando los conceptos y almacenándolos en su memoria; descubriremos que, con el pasar de los años, quien antes fue niño, ha pasado por una serie de cambios que le han permitido almacenar infinidad de estructuras, desde las más sencillas, hasta las más complejas.

 

Esa es una de las razones del por qué a veces resulta difícil aceptar que son infinitas las posibilidades de crear y recrear cualquier realidad por adversa que sea. De esta manera estaremos concibiendo la creatividad como paradigma emergente de la civilización. Los paradigmas son el origen de muchos mitos y creencias; respondemos a ellos de forma automática, concediéndoles una energía que no les es propia, ante la paradoja de haberlos construido, haberles dado vida, para luego, hacernos sus esclavos (Bullaude, cfr .1995)

 

Además de las estructuras mentales, es interesante redescubrir los preceptos de la educación y la enseñanza, que con frecuencia han girado en torno a la ‘secuencia lógica’, como el único proceso adecuado para obtener información (De Bono, 1998). La información, como estímulo para las nuevas ideas, unido a la superación de los conceptos previamente aceptados, son las dos funciones básicas del pensamiento lateral (De Bono, 1998). De allí que el pensamiento lateral sea creativo, en sí mismo, mientras el pensamiento lógico, se encarga de la selección. La combinación de estas dos características del pensamiento conlleva a una mayor efectividad de las estrategias del mismo.

 

 

TENDENCIAS EN EL ESTUDIO DE LA CREATIVIDAD

 

Esa característica creativa del pensamiento permite avanzar en el análisis de variadas corrientes o tendencias en torno a la creatividad. Hay tres generaciones del estudio de la misma, analizadas desde el enfoque psicológico de Aldana (1996).

 

Desde ese punto de vista, se plantean tres momentos importantes en la concepción de la creatividad.

En una primera etapa o generación se concibe la creatividad como útil en las mediciones del coeficiente intelectual, con aportes importantes en cuanto al   énfasis que le imprimen al Pensamiento Creativo (década de los 50). Entre sus representantes se pueden mencionar a Guilford, Torrance y otros. Se centraba en cómo propiciar las diversas habilidades de ese tipo de pensamiento. Esta generación tiene gran vigencia. Implica que la humanidad seguirá reflexionando sobre sí misma y estará abierta a nuevas posibilidades.

 

 En la segunda generación aparece el enfoque de Solución Creativa de Problemas (años: 1970-1990). Hace énfasis en lo pragmático. Sus representantes: De Bono, Prince, Gorvacho, y otros. Implica un cambio de mirada sobre los problemas: no son tragedias sino oportunidades. Es retar a la imaginación. Se enriquece este enfoque con las denominadas -estrategias del hemisferio derecho-, tales como la intuición, las analogías, las metáforas, los sueños, la visualización; para encontrar soluciones verdaderas y originales.

 

La tercera generación centra su atención en el Vivir Creativo. El supuesto básico: reconocer que muchos bloqueos a la creatividad no son de carácter racional, a nivel de pensamiento, sino que tienen que ver con ingredientes emocionales, afectivos...muchos de los bloqueos se originan en una autoestima fragmentada, confusa...no tener clara nuestra visión del mundo. Su mejor representante: Pearson, Esta generación es considerada la más cercana al cambio paradigmático. Implica no sólo resolver problemas con creatividad, o tener claro los valores del coeficiente de inteligencia, sino ir más allá, concibiendo la vida desde el ser creativo. Aldana nos dice:

 

 “Se busca una creatividad más integral, de la persona que es creativa, en las relaciones consigo mismo, con los demás, en su trabajo. No niega esta generación el aporte ni la necesidad de seguir explorando las dos anteriores”. (Aldana, 1996: s/p)

 

Aldana (1996) además revisa las características del pensamiento creativo y el pensamiento no creativo, y señala los siguientes aspectos:

 

 

      PENSAMIENTO NO CREATIVO             Vs                 PENSAMIENTO CREATIVO

      Rigidez                                     ..…………….               Flexibilidad

      Trivialidad                               ..……………….               Imaginación     

      Elaboración                             …..…………….             Improvisación 

      Opacidad                               ….……………...               Transparencia  

      Pobreza relacional                 ...………………..              Actividad Combinatoria

      Pobreza ideacional                  …………………              Fluidez

 

 

Estas características del pensamiento creativo y no creativo, inducen a pensar que hay diversas formas de activar el pensamiento y buscar soluciones a las situaciones que se plantean, ya sea en el hacer cotidiano o en otros quehaceres: profesional, laboral, ideológico, organizacional o comunitario. De allí la necesidad de activadores o desencadenantes de la creatividad, a partir de los cuales el ser humano puede participar de un ejercicio mental permanente para generar ideas, y también para ponerlas en práctica u operacionalizarlas.

 

La creatividad, o la idea genial, puede en ocasiones llegar por azar, pero fundamentalmente es un problema de búsqueda y actitud, de preparación y oportunidad, de ensayo y error...y de equivocarse temprano, sin temor, como si la equivocación fuese un detonador para el avanzar.

 

El análisis de lo que pareciera antítesis entre el pensamiento creativo y el no creativo descrito en el cuadro anterior, nos debe llevar a revisar el sentido de la fase de elaboración (que aparece descrita más adelante en los indicadores) como elemento fundamental de la creatividad. Llegamos a tener grandes logros en aquello que nos esmeramos; lo demás es cuestión de suerte o casualidad. Y más importante que la casualidad es la causalidad, ya que esta es una actitud que tiene que ver con la persona, en la generación voluntaria de nuevas ideas para transformarlas en aliadas de nuestro diario quehacer.

 

 

INDICADORES DE CREATIVIDAD

 

Antes de abordar el tema de los activadores de la creatividad es importante destacar cuáles son aquellas características que nos indican que en algún producto o idea...hay creatividad. ¿Cuáles son esos indicadores? A continuación se describen algunos de ellos, presentados por Ricardo Marín y Saturnino de la Torre (1991).  Los autores señalan una serie de factores como indicadores de la creatividad que sirven para obtener información sobre el estilo y el potencial creativo de las personas. Estos indicadores básicos suponen una valoración y comprensión del propio proceso creador, resumidos de la siguiente manera:

 

 

A estos indicadores pudieran adicionársele los siguientes:

 

 

 

ACTIVADORES DE LA CREATIVIDAD

 

Conscientes de estos indicadores, podemos acercarnos un poco más a las formas mediante las cuales el ser humano se puede activar y puede desencadenar su poder e imaginación en la búsqueda de esas salidas creativas nombradas en párrafos anteriores.

 

Existen técnicas o activadores que permiten desencadenar la creatividad en los individuos. Entre ellas tenemos al Torbellino de Ideas (brainstorming), la Analogía Inusual, el Juego Lingüístico, la Búsqueda Interrogatoria, el Relax Imaginativo, la Biónica, el Análisis de los Sueños, y otros tantos mecanismos que el hombre ha ideado para hacer de su proceso de vida un camino al desarrollo de la imaginación y la inteligencia, asumiendo la potencial e innata capacidad de crear, como un escalón más hacia el desarrollo pleno de sus capacidades.

 

Los activadores creativos son como breves catalizadores que se ha comprobado son eficaces para despertar, dinamizar y actualizar ese potencial y tesoro escondido que es la imaginación creadora. Son como muletas para auxiliarnos en la recuperación del hemisferio derecho, en el que yace olvidado el pensamiento divergente, alternativo, intuitivo, globalizador, innovador e imaginativo (Prado, 1996). Pero esta meta ideal sólo se logra tras mucho ensayo, mucha práctica y análisis, después de un tiempo prudente. Los activadores pretenden servir de ayuda para el desperezamiento de la creatividad.

 

Por último, respecto a las formas de activar la creatividad, debe decirse que ésta no se ejercita ni se estimula simplemente leyendo u oyendo pasivamente, pues su esencia es la acción innovadora, inventiva o ensoñadora, más que reproductiva. Ser creativo, según Fromm:

 

 “...significa considerar el proceso total de vida como un proceso de nacimiento, y no tomar cualquier estado de vida como un estado final. La mayoría de la gente muere antes de nacer plenamente. La creatividad significa nacer desde antes de que se muera”. (Fromm, 1980, s/p)

 

La dinámica de la vida es nacimiento y muerte permanentes; la dinámica de la creatividad implica también crear y superar el pasado, con lo cual, de alguna forma, enterramos las ideas obsoletas y damos vida a un nuevo ser.

 

 

CREATIVIDAD DESESTIMULADA

 

Así como podemos cultivar y activar la creatividad, también hay formas de matarla e inhibirla. Esto es factible de apreciar, no solo en el ámbito personal o en cuanto a la crianza de los niños u otras actitudes que asumimos, sino también en las organizaciones. Sin darnos cuenta, utilizamos muchas veces clichés que desestimulan la actitud creativa: ¡no inventes! ...le decimos al niño con frecuencia, cuando está haciendo algo que consideramos indebido. Surge entonces la pregunta: ¿cómo matar la creatividad? Esto nos debe llevar a reflexionar acerca de estas conductas o mandatos que con frecuencia también se filtran en los ambientes universitarios.

 

Teresa Amabile (2000), especialista en conducta organizacional señala que en la actual economía del conocimiento, la creatividad es más importante que nunca. Pero muchas empresas o instituciones, inconscientemente, utilizan prácticas de gestión que la matan. Aunque estemos convencidos que la institución a la que pertenecemos fomenta la creatividad, debemos echar un vistazo en busca de los asesinos de ésta. Algunos de esos enemigos pueden estar floreciendo en un rincón oscuro, o incluso a la luz del día.

 

Pero arrancar de raíz los comportamientos que matan la creatividad no es suficiente, hay que hacer un esfuerzo consciente por estimularla (Amabile, cfr. 2000) El resultado puede ser una universidad verdaderamente innovadora en la que la creatividad no solamente sobrevive sino que prospera y se renueva a sí misma.

 

 

 PASOS DEL PROCESO CREATIVO

 

Otra forma de abordar el proceso creativo es mediante los pasos a seguir (o aquellos que con frecuencia se pueden detectar en los creadores) para llegar a la culminación de su creación. Así tenemos:

 

1. Identificación del problema. John Dewey afirmaba que un problema bien definido, ya está 50% resuelto, y Einstein decía que la mera formulación de un problema era con frecuencia mucho más esencial que su solución; levantar nuevas dudas, nuevas posibilidades, mirar viejos problemas bajo ángulos diferentes requiere una imaginación creadora y nos marca los avances reales de la ciencia (Duailibi, Simonsen, 1992).

2. Preparación. Implica la acumulación de información, pertinente o no. La información es la medida de la libertad de elección que se tiene cuando se selecciona un mensaje. El cerebro comienza a asociar datos aparentemente distintos. Ante la saturación de información la mente tiende a desconectarse, dando paso a la siguiente etapa.

3.  Incubación. Según algunos psicólogos, el proceso de incubación se desarrolla más en el plano del inconsciente. En personas como Einstein, la incubación se desarrollaba en esos momentos antes de dormirse o justo antes de despertarse totalmente. Gandhi tenía un proceso de incubación que se le activaba con actividades manuales, como el tejer.

4. Calentamiento. Implica regresar al problema de una manera consciente. Aquí podemos decir que estamos en el umbral de la creatividad y se siente que la solución ya está a la vuelta de la esquina.

5. Iluminación. Es para muchos el eureka. Aquí aflora la idea. Es el momento en el que algunos dejan de lado la angustiante tarea de crear soluciones a problemas o simplemente plasmar una obra de arte. Aquí se da una comprensión súbita entre medios y fines. La iluminación con frecuencia es el resultado de períodos bastante laboriosos de preparación, en muchas ocasiones, también de calentamiento. (Duailibi; Smonsen, 1992)

 

El tema que nos involucra en este evento, puede referirnos a nuevas formas de concebir esa búsqueda de salidas creativas a los problemas de la educación superior.

 

 

LA CREATIVIDAD COMO HERRAMIENTA DE FUTURO

 

Todo puede ser recreado o reinventado. Todo conocimiento puede ser superado por otro nuevo. Toda idea o producto pueden ser mejorados si decidimos pasarlos por el zoom de la creatividad.  Pero es necesario pagar el precio que supone darle paso a esta. Según Csikszentmihalyi (1996: 23):

 

“Cambiar tradiciones supone un esfuerzo...los centros de creatividad tienden a estar en la intersección de culturas diferentes, donde creencias, estilos de vida y conocimientos se mezclan y permiten a los individuos ver nuevas combinaciones de ideas con mayor facilidad. En culturas uniformes y rígidas, el hecho de conseguir nuevos modos de pensar supone una mayor inversión de atención. En otras palabras, la creatividad es más probable en lugares donde la percepción de las ideas nuevas requiere menos esfuerzo” (Csikszentmihalyi, 1996: 23).

 

Pero podríamos hacernos la pregunta que nos formula Csikszentmihalyi (1996): ¿Para qué sirve estudiar la creatividad o conocer acerca de ella? Las razones fundamentales se pueden resumir en dos: la cultura se ve enriquecida por los resultados de la creatividad, y esto lleva a que los individuos tengan una mejor calidad de vida; y por oro lado, el hecho de hacer nuestra propia vida más productiva e interesante. Implica revolucionar lo cotidiano para hacerlo también extraordinario, irrepetible.

 

La creatividad puede ser llamada la ciencia de la supervivencia. Si observamos el planeta, nos damos cuenta que vamos camino a la destrucción del hábitat de las diferentes especies. Nos hemos acostumbrado a estar en guerra con la naturaleza y hemos perdido la perspectiva (como colectivo) de estar en sintonía con la creación, o sea: no vemos la creatividad desde nuestra vocación de creadores, sino como usuarios de un cosmos al que podemos depredar, pensando que luego, como por arte de magia, el mismo se reacondicionará hasta volver a sus naturales orígenes.

 

 Los sistemas sociales influyen en los ámbitos del conocimiento, y nuestras sociedades deben prepararse para la búsqueda de salidas novedosas, útiles, flexibles, integrales; a tantos problemas sociales que nos agobian. Las estructuras mentales, que parecieran en algunos casos nuestras enemigas, pueden convertirse en grandes aliadas (Ballaude; Gómez, 1995: 34) para lograr preservar al imaginario que todos llevamos dentro.

 

 

CONCLUSIONES

 

La función de las universidades como facilitadoras de conocimientos especializados se va desdibujando en si misma hasta llegar, consciente o inconscientemente, a cambiar sus objetivos, con la función de engrandecerse y mantenerse a si misma. Este mimetismo es importante aprender a evitarlo, para impedir que la cultura se estanque (Csikszentmihalyi, 1993: 109-114).

 

 Las universidades deben asumir el reto, no solamente de introducir la creatividad en el diseño curricular de los estudios de pre y postgrados, sino que la misma debería estar inserta en dicha estructura como un todo que potencie las habilidades del pensamiento, de profesores y estudiantes, incrementando el uso de la imaginación y creando nuevos productos para la sociedad en la que está inserta.

Tenemos así, con la aplicación de la creatividad, la posibilidad de darle cabal uso al potencial cerebral triádico que proponen de Gregori y Volpato (2002:36-37), desarrollando el paradigma de los tres lados del cerebro: 1. izquierdo-lógico,        2. derecho-intuitivo, 3. central-operativo. Tres hemisferios que entran en una relación triunitaria que permite entender mejor el comportamiento creativo del ser humano y la relación que tiene el cerebro derecho con dichos procesos creativos.

 

El ser humano no puede seguir siendo un invitado más al espectáculo de la vida. El tiempo que nos ha tocado vivir ha permitido multiplicar los recursos y las formas para crear. Es necesario involucrarse creativamente en el escenario de los acontecimientos y atreverse a crear los nuevos y extraños modelos: de convivencia, de relaciones, de actuaciones; en un comienzo de siglo donde la tecnología pareciera arropar cualquier vestigio de creación individual. El espíritu del hombre está llamado a crear y recrear la naturaleza (su misma naturaleza).

 

Parte importante en ese escenario de los acontecimientos son las nuevas tecnologías, las cuales dejan una sensación de impotencia cuando no estamos involucrados en su desarrollo. Como el niño cuando ve por primera vez un papagayo y le parecen mágicos su vuelo y su colorido; pero cuando logra tenerlo en sus manos y comienza a tocarlo, a desarmarlo, a imitarlo, hasta hacerse uno con ese ser extraño y algo lejano; ya nadie podrá arrebatarle su deseo de volar, y cualquier intento por limitarlo será trasgredido por la pasión y la ilusión de verse allá arriba.

 

Así debe ser la inspiración y el vuelo al que nos lance la creatividad, que es la más cercana vía para ser pequeños dioses en la tierra. Si, pequeños dioses que van representando el más sublime de los actos humanos: la creación.

 

No crear es perecer. Crear es volver a nacer. Salgamos al ruedo de la vida (en este caso nuestra vida universitaria) con la creatividad como aliada, y nunca más tendremos tiempo para papeles tristes en este inmenso escenario para la lúdica, la inventiva y la imaginación. Sólo perece quien no se arriesga a ser lo que está llamado a ser en esencia: creador. No crear es alejarse de la esencia. ¡Creamos... o perecemos!

 


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

1.      Amabile T. (2001): Creatividad e innovación. Barcelona: Harward business review.

2.     Ballaude; Gómez. (1995): Creatividad y Estructuras mentales. Chile: Universidad Nacional de Santiago del Estero.

3.     Csikszentmihalyi M. (1998): Creatividad. Barcelona: Paidós.

4.     De Bono. E. (1998): El pensamiento lateral.  Barcelona: Paidós.

5.     De Bono. E. (1999): El pensamiento creativo. Barcelona: Paidós.

6.     De Gregori, W. y Volpato E. (2002): Capital intelectual. Bogotá: Mc Graw-Hill

7.      De la Torre, S. y Marín, R. (1991): Creatividad y educación. Barcelona: Vicens Vives.

8.     Diccionario (1998): Esencial de la lengua española. Barcelona: Santillana.

9.      Duailibi y Simonsen. (1992): Creatividad y Marketing. Colombia: McGraw-Hill

10. http/www.neuronillas.com

11.             Paz, D. (2004): Apuntes de creatividad. Mérida: Humana Internacional.

12. Paz, D. (1998): Trueque XXI...Red Creativa para el intercambio de saberes y el desarrollo personal. Trabajo especial de grado: Universidad de Santiago de Compostela.

13. Prado, D. (1996): El torbellino de ideas para la participación e inventiva socio-grupal. Santiago de Compostela: Tórculo.

14. Prado. D. (1982): El torbellino de ideas. Colombia: Cincel Kapeluz.

15. Prado, D. 365 (1997): Creativacciones. Santiago de Compostela: Tórculo.

 

 

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.
               > Programa profesional multitalentos (abierto a todos)
               > Master (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2005. INTENSIVO.    www.micat.net