EL DIRECTIVO DEL FUTURO, LIDER CREATIVO

 

Dr. David de Prado

Director del Master Internacional de Creatividad Aplicada Total.

 

 

El futuro no está siendo ni será una prolongación cierta del presente. Los cambios y avances continuos en todos los órdenes, dejan fuera de la circulación a los seres y los meca­nismos, a las máquinas y las organiza­ciones, a los profesionales y los directivos que no estén ojo avizor sobre lo que de nuevo está acaeciendo y alerta para avizorar las corrientes y sucesos del futuro y anticiparlos.

El futuro, por la creciente compleji­dad de los fenómenos del presente, reclama microanálisis exhaustivo del área del sector profesional y una visión global, a distancia, para conocer la repercusión en este sector de otros fenómenos del contexto nacional e internacional.

El futuro, como emanación del pre­sente, es un escenario imperfecto, pero per­fectible, incierto, pero acertable, inseguro pero asegurable. El directivo del futuro ha de ser capaz de dibujar y plasmar esos escenarios.

Advertir las certezas en lo incierto, adivinar y convertir los peligros en retos y oportunidades y los fracasos en éxitos es la principal función del líder del futuro, como vigía que otea con acierto el faro que ilu­mina y orienta al buen puerto seguro, aun­que éste aún no exista.

El directivo del futuro precisa de cabeza bien informada, auxiliada por equipos de especialistas y base de datos actualizada de lo que existe, con previsión de las líneas de vanguardia, que señalan lo que va a venir.

Pero el directivo del futuro ha de tener actualizada su inteligencia crea­dora para estimular en todos los equipos de la organización su potencial creativo e inventivo, de modo que su empresa marque las líneas de vanguardia y éxito, convir­tiéndola en líder a escala mundial. Este directivo estará auxiliado por expertos en creatividad en las distintas áreas y por un equipo creativo-inventivo dedicado a ima­ginar y operativizar de continuo algo nuevo c inédito eu su sector, para situarse por delante de los competidores y estar siempre en la cabeza de la carrera.

Al tiempo el directivo del futuro alentará un sentido realista de optimismo permanente de innovación, consistente en hacer sentir y comprobar que todas y cada una de las personas progresan y mejoran de continuo. Todos perciben los déficits y fallos y tienen un afán de rectificación y optimización en su trabajo (task enrichment).

El directivo de futuro impulsa y organiza el sentido de innovación y mejora continua con un fin de perfección, plenitud y calidad total.

El directivo del futuro se preocupa y centra básicamente en la mejora de los pro­cesos (reingeniería), que garantizan los resultados y productos en la estimulación de las personas para su autorrealización y creci­miento permanente más que de las máqui­nas, en la transformación de los mecanismos organizativos, innovadores y liberadores del potencial lógico y creador, afectivo y comu­nicativo de todos los equipos.

 

LA CREATIVIDAD TÉCNICAMENTE ESTIMULADA

Es usual que el directivo de empresa tenga un dominio académico

y aplicado de las diversas áreas de la gestión: márketing y publicidad, direc­ción de Recursos Humanos, estrate­gias, etc.

Es común que en éstos y otros ámbitos la mayoría de los directivos repli­can con escaso sentido innovador los cono­cimientos técnicos e instrumentos que son de dominio público, debido al predominio de los estilos y formas puramente repro­ductivos e informativos desde la escuela a la universidad.

Estar bien informado es esen­cial. Pero como afirma Einstein "la imaginación es más importante que el conocimiento". La aplicación eficaz e innovadora de lo ya conocido requiere un empleo técnico de las capacidades de pensamiento creativo y divergente que facilita la, búsqueda dé alternativas inéditas.

Para que los procesos creativos de pensamiento surjan hay que desligarse del pensamiento pautado por los hábitos del pasado ("siempre-Se ha hecho así") que impide ensayar fórmulas nuevas, anclán­dose en el pasado.

El pensamiento creativo es rompe­dor y trasgresor; pero atado y oprimido por las normas, la burocracia, la autoridad, el miedo a la novedad y el riesgo, se inhibe y desaparece.

Por todo esto el directivo de futuro habrá de entrenarse en el desarro­llo personal y profesional de su creatividad fosilizada mediante programas académico-técnicos de creati­vidad y expresión, como el primer Master Internacional de Creatividad  (www.micat.net) del Instituto Avanzado de

 

Creatividad Aplicada Total. www.iacat.com

 

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.
               > Programa profesional multitalentos (abierto a todos)
               > Master (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2005. INTENSIVO.    www.micat.net