INNOVACIÓN, CREATIVIDAD

E INVENTIVA: TRES PROCESOS QUE SE APOYAN Y COMPLEMENTAN

EL CAMBIO EDUCATIVO

 

 

Dra. Margarita Amestoy de Sánchez

 

 

 

 

 

Centro para Desarrollo e Investigación del

Pensamiento

CARACAS.VENEZUELA

 
 

 


 


Resumen

El trabajo trata sobre algunas precisiones iniciales acerca de la innovación educativa, considerada como una subcategoría de una categoría conceptual mas amplia, como es el cambio educativo. Se pretende delimitar el concepto de innovación educativa a través de un conjunto de variables que permiten caracterizarlo en cuanto a intención, extensión y profundidad. Para abordar el tema, en primer lugar, se formulan definiciones generales del concepto de cambio y luego se establecen diferencias entre las subcategorías innovación y reforma, tomando en cuenta la variable extensión o ámbito de influencia del cambio. Luego se destacan, otras variables de interés, que permiten obtener nuevas categorías de los mismos cambios antes mencionados. En segundo lugar se mencionan y caracterizan algunos tipos de innovadores. En tercer lugar, se mencionan algunas de las razones que se utilizan para justificar los cambios que sustentan una nueva propuesta. En cuarto lugar se trata la relación entre innovación e investigación y se mencionan los tipos de investigación mas apropiados de acuerdo a la naturaleza y a la etapa de desarrollo de la innovación. Por último se analiza brevemente la relación entre el proceso de innovación, y la creatividad y la inventiva; en este caso, se destacan algunas características de los dos últimos conceptos que permiten establecer los vínculos de interés.

 


Introducción

La educación actual, tal y como se implementa en las instituciones está siendo sometida a un amplio cuestionamiento. Se critica el currículo, la forma de concebir el proceso enseñanza-aprendizaje, la pertinencia de la preparación que está recibiendo el estudiante en función de las exigencias actuales y futuras de la sociedad, el grado de dependencia que genera sobre el estudiante, la función formativa que cumple, etc. Muchos estudiosos del tema buscan la raíz de estos fenómenos, dicen que las prácticas educativas están centradas en la impartición de información y que son anacrónicas, deshumanizante y carentes de valores morales y éticos. En muchos ambientes se hacen esfuerzos para superar esta situación.

Entre las deficiencias de las prácticas educativas  detectadas pueden mencionarse:

·  Metodologías de enseñanza–aprendizaje poco efectivas para lograr el aprendizaje activo y autónomo de los alumnos.

·  Énfasis en la memorización de información.

·  Poca atención al desarrollo y aplicación al pensamiento y a la creatividad.

·  Educación centrada en la enseñanza, en la actuación del docente sin atender al proceso de aprendizaje del estudiante.

·  Aplicación de sistemas administrativos y académicos que no correspondan a las necesidades imperantes.

Como consecuencias de estas prácticas, en muchas instituciones se observan anomalías como las siguientes:

·  Índices elevados de ausentismo y de deserción escolar.

·  Estudiantes pasivos, con mentes reproductivas.

·  Alto grado de desmotivación de docentes y alumnos.

·  Dificultades para razonar, resolver problemas y enfrentar situaciones novedosas.

Ante hechos como los mencionados se plantean alternativas de solución dirigidas a estudiar mas a fondo la situación o a emprender cambios basados en las experiencias de los docentes o de los estudiosos del tema. Entre las alternativas de solución planteadas se sugiere:

·  Reconceptualizar y reestructurar los objetivos y las prácticas de la educación.

·  Estimular la reflexión acerca del tema y alentar a los investigadores y educadores para que estudien cuidadosamente la problemática detectada y sugieran alternativas de solución.

·  Adoptar posiciones optimistas y asumir riesgos con creatividad y actitud científica, que permitan definir nuevos rumbos y canalizar esfuerzos factibles de llevarse a la práctica, acordes con las necesidades detectadas y sustentados por trabajos serios de investigación y desarrollo.

Estas alternativas sugieren tareas a los educadores y administradores, como agentes de cambio, dirigidas a mejorar una o más de las situaciones observadas. Las tareas que se emprenden representan retos muy fuertes que no pueden concebirse como fenómenos aislados. Cualquier cambio dirigido a corregir un curso de acción, o a modificar lo que no está funcionando bien, no sólo requiere cambiar físicamente la realidad inmediata o circundante para corregir las imperfecciones, sino también implica estudiar las variables que influyen sobre la situación con una visión sistémica del contexto, en cuanto al ambiente y a los aspectos conceptuales, operativos y humanos, incluyendo desde la posición que se adopta ante éste y la manera de llevarlo a la práctica, hasta la mentalidad de las personas encargadas de ejecutar las acciones y de las que van a estar sometidas a los efectos de éstas.

Se destaca entonces la importancia de atender a las necesidades reales de los receptores y de sensibilizar a las personas involucradas, en la definición de las políticas educativas, y en el diseño y en la ejecución de los cambios. Estos puntos son cruciales para el éxito de cualquier intento.

Vale destacar que en todas las épocas han existido inquietudes similares relacionadas con los deseos de introducir cambios educativos y de ajustar el ejercicio docente a las necesidades del momento y a las perspectivas del futuro, aspiraciones siempre presentes en el ámbito social. De aquí la necesidad de estudiar los cambios y de analizar las variables que los definen y afectan, con atención, a las diferentes etapas de diseño a implantación.

 

La necesidad de cambios válidos y confiables

A continuación se analiza el concepto de cambio educativo y se relaciona con los de reforma e innovación, vistos desde una perspectiva sistémica.

Los términos cambio, reforma e innovación, se refieren a una categoría de fenómeno que involucra procesos y perspectivas que determinan focos de atención y áreas de interés relacionadas con la redefinición, la modificación o la optimización de un sistema, objeto o situación. Trataremos de establecer algunos límites de estos conceptos.

Cuando hablamos de cambio educativo nos referimos a un complejo espectro de fenómenos, estamos utilizando una considerable pluralidad de conceptos y perspectivas teóricas e ideológicas desde las cuales tratamos de analizar, explicar, comprender y orientar posibles prácticas y decisiones dirigidas a modificar, total o parcialmente, una situación detectada, relacionada con el procesos de enseñanza-aprendizaje.

No existe una manera unívoca y homogénea de hablar del cambio, ni tampoco una perspectiva que sea capaz de ofrecernos una visión suficientemente amplia y comprensiva de toda la pluralidad de sus ámbitos de acción y de sus propósitos, procesos y estrategias de desarrollo. Como consecuencia, se aprecia actualmente considerable dispersión y pluralismo conceptual relacionados con el tema, que si bien contribuyen a enriquecer notablemente el campo, a la vez requiere, para que tenga valor práctico, considerar tareas de definición y sistematización que permitan lograr visiones amplias y a la vez precisas y equilibradas de la realidad educativa que se desea modificar.

La innovación se ha convertido en un tema de especial interés en los últimos años. Es un fenómeno en el cual estamos participando todos los que de una u otra forma estamos involucrados en la educación y su mundo.

En síntesis el cambio educativo involucra un proceso de renovación o de redefinición parcial o total de un fenómeno, sistema o situación que representa:

·  Un fenómeno complejo, carente de demarcaciones precisas y abierto a múltiples interpretaciones y perspectivas.

·  Un ámbito que supone considerar una parte de la realidad, modulada por una red de dimensiones políticas, sociales, escolares, personales, estructurales e incluso simbólicas en el que se desarrollan tareas difícilmente acotables con precisión y univocidad.

De acuerdo a lo planteado surge la pregunta: ¿Cómo podemos delimitar los conceptos de innovación y reforma? Para muchos resulta difícil lograrlo, ya que cualquier conceptualización conduce a restringir realidades complejas y a reducirlas a simples definiciones, con el riesgo de simplificar demasiado la significación de los términos o de transformarlas en generalidades inexpresivas o imprecisas.

Tanto la reforma como la innovación pueden definirse, describirse e interpretarse de muchas maneras, según la pluralidad de ópticas que se utilicen para abordar los temas y para aproximarse a la realidad. De esta manera, sus estrategias, perspectivas y dimensiones son percibidas, comprendidas y conceptualizadas de muchas maneras por las diferentes personas del ámbito educativo, entre éstas, administradores, investigadores, diseñadores, maestros agentes de cambio, padres, alumnos, etc.

Una manera de dilucidar la controversia es mediante la identificación de criterios o variables; en este caso podemos precisar cada tipo de definición de acuerdo a la variable seleccionada. Por ejemplo, si se considera el ámbito de acción de ambos fenómenos existe consenso de que una reforma es un cambio a gran escala mientras que una innovación es un cambio a un nivel más concreto y delimitado.

Sack, en González y Escudero (1.981) dice: “reforma es una forma especial de cambio que implica una estrategia planificada para la modificación de ciertos aspectos del sistema educativo de un país, en arreglo a un conjunto de necesidades, de resultados específicos, de medios y de métodos adecuados”.

Yoyole, en la misma obra anterior, habla de las reformas educativas como. “aquellas políticas y programas que apuntan a introducir un cambio educativo en todo un país, un nuevo rumbo, en uno o varios aspectos del sistema educativo”

Deleón y Kluchinkou definen reforma como: “una parte integrante de la transformación social que se lleva a cabo por medio de cambios fundamentales de las políticas de educación e implica un cambio sustancial de los objetivos, las directrices y las estructuras de la educación de un país”.

Como vemos, si se toma el ámbito bien sea geográfico o de cobertura, en cualquier variable, la reforma denota un cambio a gran escala que afecta el currículum en general, esto es, los objetivos, los contenidos, las estrategias y las prioridades de todo un sistema educativo y que se refiere a modificaciones programáticas o curriculares que afectan las políticas educativas.

La reforma se ocupa de los currículos y programas utilizados para intervenir o ejercer influencia sobre un sistema. La reforma generalmente es institucional o general, puede decirse que corresponde a las autoridades, se relaciona con la asignación de recursos y de poder y permite ejercer control sobre el sistema educativo en general; tiene influencia sobre las políticas y requiere redistribución de poder y recursos.

La innovación, en cambio, es un “intento más puntual dirigido a mejorar o modificar determinados aspectos del proceso educativo”, (Sack, 1.981). Puede decirse que es una intervención más centrada en la práctica educativa que en el sistema educativo como un todo estructural en el cual se desarrolla y está inserta dicha práctica, (González y Escudero, 1.981).

Rogers y Shoemaker (1.993) afirman que: “una innovación es una idea, práctica  objeto percibido como nuevo por un individuo”. Agregan que no todas las innovaciones son deseables para las personas o sistemas sociales.

La innovación, de acuerdo a los autores antes mencionados, involucra una “serie de mecanismos y procesos deliberados y sistemáticos por medio de los cuales se intenta introducir y promocionar cambios en las prácticas educativas vigentes”.

Miles (1.964) supone que la innovación es “un cambio deliberado, original, específico que es considerado como promotor de una mayor eficacia en el cumplimiento de los objetivos de un sistema”:

Una persona puede ser innovadora pero no reformadora. Podemos decir que un reformador programático generalmente es un innovador pero no todo innovador es reformador.

Martín Rich (1.985) presenta una definición de innovación similar a la de Miles: “una innovación es cualquier idea nueva, método o dispositivo que se introduce deliberadamente para lograr un propósito determinado”.

Tanto la reforma como la innovación educativa:

·  Se refieren  a un determinado tipo de práctica en el seno del sistema escolar.

·  Se desarrollan a través de complejos mecanismos y procesos personales, culturales, tecnológicos e institucionales.

·  Son construidas a la luz de plataformas: simbólicas, teóricas y socio-políticas.

A pesar de que la innovación tiene efectos puntuales en las materias de estudio, en los métodos de enseñanza, etc., no debe ser un fenómeno aislado que incida en una parte de la realidad educativa de manera fragmentaria. La modificación de cualquier elemento de un sistema educativo por limitado que este sea, influye sobre otros elementos y dimensiones del sistema. Ejemplo: un cambio en los objetivos por simple que sea incide sobre las estrategias, los contenidos y la evaluación.

En una concepción genérica, el cambio es una alteración de un cierto estado de la realidad con ciertas notas de amplitud, profundidad, planificación, etc. “La noción de cambio no especifica la fuente, el tipo, ni el nivel del mismo”.(Goodman, 1.984).

La conceptualización del cambio como una simple alteración del estado de cosas, de un estado inicial a uno final diferente, resulta analíticamente pobre e inadecuada en el ámbito educativo. La categoría conceptual resultante es muy general e imprecisa, puede incluir cambios tantos azarosos como planificados, de grande y pequeña escala, etc.

El cambio educativo conlleva una alteración, de las condiciones y prácticas escolares, es un fenómeno constituido por una plataforma amplia, que contempla contenidos axiológicos (direccionales) e ideológicos, políticos y culturales, institucionales y personales, simbólicos y prácticos. Para precisar un cambio se requiere categorizar los cambios para que éstos conlleven acciones más precisas y direccionadas. Se precisa darle al concepto una mayor especificidad, necesita ser pensado en términos de su naturaleza y direccionalidad, requiere clarificar los por qué y para qué y determinar los parámetros relacionados con las decisiones y los agentes implicados

De lo que hemos analizado se deduce que ambos conceptos, reforma e innovación, son subcategorías de un concepto más amplio, el cambio educativo; ambos se apoyan en conocimientos mas generales acerca de el proceso de cambio, las variables que inciden en los cambios, la manera como operan los cambios y los procesos que se modifican cuando se realiza un cambio educativo.

En un sentido amplio el cambio educativo encierra en su seno todos los demás fenómenos: innovación, reforma, renovación, desarrollo. La innovación, es entonces, “una mejora planificada específica, es una clase de fenómeno dentro de una categoría más amplia” (Smith, 1.984). También vale afirmar que toda innovación involucra un cambio, pero que no todo cambio es innovativo. Existen cambios que no introducen nada nuevo.

Podemos concluir que cuando hablamos de cambio educativo nos referimos a múltiples procesos orientados a la introducción y facilitación de mejoras que tienden a sustituir, bajo una supuesta opción de valor, un estado de la realidad en la escuela y/o en sus prácticas, por otro que se legitima como más deseable. El cambio educativo no es fragmentable, ni reducible a parcelas o facetas aisladas de una realidad determinada. Tampoco conviene pensar en la innovación y la reforma como parcelas separadas. Las reformas conllevan innovación de las prácticas educativas, de los modos de pensar y de los sujetos involucrados.

Dinámica del proceso innovador

Figura 1 Esquema dinámico del proceso de innovación.

 

La innovación educativa surge como consecuencia de necesidades detectadas en los sistemas o en las personas involucradas en el quehacer educativo. Puede decirse que la necesidad impulsa o motiva los cambios que dan lugar al proceso innovador. Por supuesto que un cambio para que de lugar a una innovación tiene que estar basado en, al menos, una idea que sea nueva para el ámbito en el cual se ha de aplicar.

Todo cambio es un proceso y por lo tanto es dinámico. El esquema de la Figura 1 nos muestra como una necesidad puede dar origen a los tipos de innovación mencionados con anterioridad: conceptuales o de conocimiento básico y desarrollo tecnológico; las primeras son conceptos, teorías o enfoques y las segundas alternativas prácticas que contribuyen a resolver una necesidad en un determinado ámbito. Ambos tipos de productos conducen a la investigación, al desarrollo y a la aplicación. Finalmente, estos tres procesos nos llevan al punto de partida, a identificar nuevas necesidades que a la vez son fuentes de nuevas ideas. De esta manera el ciclo continúa indefinidamente.

La innovación en sí como proceso que es, tiene además su dinámica interna; una vez que surge la necesidad, se requiere definir el problema y planificar la secuencia de pasos que conducen a reducir la discrepancia detectada o a satisfacer las expectativas planteadas. Dichos pasos comprenden el diseño, el desarrollo, la ejecución y la evaluación de la alternativa que se plantea.

El diseño incluye las definiciones conceptuales, funcionales, operacionales y estructurales de la idea u objeto. El desarrollo comprende la instrumentación y construcción del sistema conceptual o práctico. La ejecución involucra la validación de la idea o dispositivo que se propone para verificar si de hecho cumple con el propósito para el cual fue diseñado.

Una vez que se logra el desarrollo y la validación de la innovación se promueve un nuevo proceso para su aplicación. Este proceso involucra actividades que comprenden la difusión, la aceptación y la adopción de la idea. En la Figura 2 se ilustran las etapas del proceso.

 

Figura 2 Dinámica de procesos innovadores.

 

 

 

 

 

 

 


 

Categorías de las innovaciones educativas

Las innovaciones de acuerdo a su naturaleza, pueden ser objetos materiales o desarrollos tecnológicos y conceptos o teorías o desarrollos conceptuales. Todo desarrollo tecnológico, por supuesto, está sustentado por una idea.

La Figura 3 muestra un esquema que descubre los ámbitos de una innovación, el desarrollo conceptual puede referirse a un simple concepto, a una asociación de conceptos o a una teoría. Tanto las teorías como las asociaciones de conceptos constituyen sistemas o estructuras conceptuales. El desarrollo tecnológico, en cambio, da lugar a un objeto físico, sistema, procedimiento o dispositivo, el cual es o puede ser objeto de algún tipo de aplicación práctica.

 

Figura 3 Ámbito de desarrollo de una innovación educativa.

 

INNOVACIÓN EDUCATIVA

 

Si se piensa en otros criterios como la estructura, la función o el significado de las innovaciones educativas pueden analizarse en términos de tres variables intrínsecas, o saber:

·  Forma, apariencia física y organización de la sustancia de la innovación.

·  Función o contribución de la innovación al aprendizaje de los estudiantes, al mejoramiento de la metodología de enseñanza o a la educación en general.

·  Significado o percepción subjetiva, consciente e inconsciente, por los miembros de una comunidad, acerca de la importancia, utilidad, tipo de representación, etc., de la innovación.

Además de los criterios de clasificación mencionados, en la práctica se utilizan otros criterios para categorizar o clasificar las invocaciones, entre estos vale mencionar nivel de abstracción, origen, antecedentes, enfoque psicológico, utilidad, fines y objetivos, ámbito de aplicación, grado de complejidad.

En el Cuadro 1 se muestra un ejemplo de clasificación de las innovaciones con base en cuatro variables relativas al cambio. Dichas variables determinan el tipo o la naturaleza de la innovación. Las mismas variables pueden utilizarse para obtener otros sistemas de clasificación.

Cuadro 1 Naturaleza de las innovaciones de acuerdo al tipo de cambio.

 

VARIABLE

TIPO DE CAMBIO

Nivel de abstracción del cambio

Extensión del cambio

 

Nivel de complejidad del cambio

Objetivo del cambio

Objeto concreto

Cambios parciales

 

Elemento o concepto

Utilidad social

Objeto abstracto

Cambios totales

Creación de un nuevo elemento

Estructuras, teorías, sistemas

Satisfacción personal

Finalmente, las innovaciones para su estudio también pueden agruparse en categorías. Por ejemplo Martín Rich (1.985), con base en los objetivos o propósitos agrupa las innovaciones en cinco categorías, a saber: Modelos tecnológicos conceptuales, educación experiencial, diferencias individuales y modelos compensatorios, desarrollo cognoscitivo moral y clarificación de valores y esencialismo.

Cada categoría se describe, con base en sus características, como sigue:

Modelo tecnológico conductual: enfatiza el análisis medios – fines y el uso de las mejores técnicas para lograr los propósitos deseados. Utiliza las conductas observables medibles y cuantificables científicamente. Todo lo que no puede ser estudiado objetivamente se ignora o se descarta.. Este modelo examina conductas externas y busca regularidades y uniformidades en vez de buscar factores únicos de las personas.

Educación experiencial: emplea el método inductivo en el cual se parte de lo particular y se progresa hasta llegar a las generalizaciones. Para lograr el propósito se propone el uso de los sentidos, la confrontación con la realidad, los ambientes naturales y la actividad reflexiva.

Diferencias individuales y modelo compensatorio: son innovaciones basadas en el supuesto de que ciertos grupos han sido ignorados o han tenido educación inadecuada. Se destaca la necesidad de ofrecerles oportunidades en un ambiente mas integrado. Ejemplos, la educación bilingüe y la educación especial.

Desarrollo cognoscitivo moral y clarificación de valores: las innovaciones correspondientes a esta categoría se apoyan en un enfoque racional de desarrollo y mejoramiento basado en una jerarquía moral, diferente de la religiosa. En cuanto a la clarificación de valores, se utilizan enfoques que ayudan a escoger sus valores, a reconocerlos y a actuar de acuerdo de ellos.

Esencialismo: cuestionamiento de una idea u objeto, como por ejemplo de la educación progresiva de los años 30 a 50. Constituye una reacción a la decadencia de ciertas prácticas que se consideraban institucionalizadas como las 3R o los tests estandarizados. Promueven cambios dirigidos a enfatizar el papel directivo o del maestro, el valor del esfuerzo, utilidad de una disciplina, etc.

Tipos de innovadores o de reformadores

Martín Rich (1.985) habla de cinco tipos de innovadores o de reformadores y para ilustrar esta idea elabora una relación analógica entre los puntos de vista de ciertos expertos y el estilo de cambio que generan. De aquí extrae una caracterización de los innovadores. Veamos el ejemplo:

 

EXPERTOS

PUNTOS DE VISTA ACERCA DEL DISPOSITIVO

A y B

El daño es menor

C, D y E

El daño es de gran proporción

A

La máquina es muy buena y sólo necesita una pieza que él puede instalar rápidamente.

B

La máquina es buena y el daño se debe a una pieza defectuosa, la cual está agotada. Propone inventar una nueva pieza que puede inclusive mejorar la eficiencia de la máquina.

C, D y E

La máquina es muy vieja y no están de acuerdo en lo que puede hacerse para resolver el problema.

C

Se requieren grandes cambios de la máquina para hacerla más efectiva.

D

La máquina debe reemplazarse por otra diferente y mucho mejor

E

Todas esas máquinas deben abolirse y en su lugar la sociedad puede proveer personas y grupos de voluntarios que diseñen un dispositivo que no sea una máquina que produzca beneficios genuinos.

Cinco expertos examinan una máquina que no está operando de la manera esperada y expresan sus puntos de vista.

 

De acuerdo a lo anterior el autor compara y relaciona los puntos de vista de los expertos y establece la caracterización de los innovadores o reformadores como sigue:

 

TIPOS DE EXPERTOS

TIPO DE INNOVADOR  / REFORMADOR EDUCATIVO

A

Convencional: las escuelas son básicamente buenas y las cosas pueden mejorarse cuando no marchan bien, rectificando los errores.

B

Creador: Cree, como A en el valor del sistema pero piensa que cuando algo no marcha bien se deben introducir ideas nuevas, las cuales deben implantarse de manera efectiva.

C

Reformador de Sistema: Cree que el sistema escolar puede salvarse mediante cambios extensos y drásticos que contribuyan verdaderamente a mejorar la calidad de la educación.

D

Reformador de opciones: Cree que los sistemas educativos públicos marchan demasiado mal para ofrecer una educación de calidad y que es poco probable que puedan superar, en un futuro cercano, sus necesidades académicas. Propone cambiar las escuelas públicas por otras opciones tales como escuelas libres, fuera de la educación pública.

E

Cuestionador de opciones: Propone la abolición de un tipo de sistema y la creación de una nueva. Por ejemplo, rechaza la escuela obligatoria y propone dar paso a una educación libre a voluntad de la comunidad.

Justificación de innovadores y reformadores

Tanto los innovadores como los reformadores utilizan diferentes tipos de razones y argumentos para justificar sus ideas renovadoras. Las principales razones que se consideran para sostener una posición se refieren a las variables calidad, cantidad, equidad, derechos, políticas, restauración.

Por ejemplo, los innovadores o reformadores que abogan por la calidad, cuestionan los productos o los procesos de la educación; critican la efectividad, el bajo rendimiento, la deserción, las prácticas educativas, etc. Los que argumentan con base en cantidad, destacan la necesidad de más apoyo económico, más facilidades, más apoyo académico, más capacitación, etc. Los que apelan a la equidad, argumentan sobre igualdad de oportunidades. Los que se refieren a derechos argumentan rectificación de injusticias, protección, etc. En cuanto a políticas, los argumentos se refieren a la participación en las decisiones, al poder de la autonomía para decidir, etc. Los que sustentan la necesidad de restauración, argumentan que los programas actuales son peores que los del pasado y proponen volver a los sistemas anteriores.

 

Innovación e investigación

La investigación es uno de los medios más utilizados para identificar necesidades y guiar a los docentes y administradores en la toma de decisiones relacionadas con el quehacer educativo. Pero no hablamos solamente de investigaciones formales, como estudios explicativos o predictivos, o estudios experimentales con controles rigurosos; nos referimos también a la indagación continua y disciplinada que realiza el innovador o el docente en su trabajo cotidiano. Hablamos, en este caso, de investigaciones cualitativas, en la acción, de estudios de casos, del trabajo diario sistemático y disciplinado que el docente realiza para implantar una idea, o una nueva metodología, etc.; siempre con la intención de verificar los logros alcanzados y de identificar los ajustes requeridos para optimizar su praxis educativa.

La investigación educativa tiene cabida en las diferentes etapas del proceso de innovación, en cada caso con un propósito y un método diferente. En la etapa de definición del problema se practica la investigación diagnóstica, bien sea formal o informal; para identificar necesidades y oportunidades de cambio; en la etapa de diseño y desarrollo se realiza investigación cualitativa y evaluación formativa, para optimizar la calidad de la innovación y verificar sus méritos; en la etapa de ejecución, se realizan estudios pilotos, experimentales o cuasi-experimentales, para verificar el efecto de las innovaciones en ambientes reales de clase o de trabajo, para realizar ajustes menores, y en casos extremos, para desechar el ensayo.

Si una vez que se valida una innovación en un determinado ambiente; se decide extenderla surgen las etapas de difusión y de adopción de las innovaciones, se investiga tanto el efecto como el impacto de ésta. En este caso se trata de identificar necesidades de ajustes de los proyectos de extensión y de conocer las variables que mas influyen sobre la aceptación y el uso de las innovaciones.

La investigación generalmente es un proceso que marcha paralelamente a la actividad innovadora. Si esto no ocurre, las decisiones educativas que se hacen resultan carentes de fuerza para sostener la innovación por falta de criterios de pertinencia, validez y confiabilidad.

Innovación, creatividad e inventiva

La innovación es un proceso íntimamente relacionado con la creatividad. En un sentido más amplio podemos considerar que la creatividad es la base o el punto de partida para el desarrollo de dos tipos de procesos que generalmente pueden ocurrir en forma simultánea o sucesiva, la invención y la innovación.

La invención la asociamos con el conjunto de actividades requeridas para producir un invento o un producto que se cataloga como nuevo en el ambiente considerado. Podemos decir que es el acto de innovar.

La creatividad como característica personal involucra: la disposición del individuo para pensar con apertura, flexibilidad y originalidad; el desarrollo de habilidades de pensamiento divergente y lateral y la auto regulación de bloqueos mentales como la rigidez, el egocentrismo, la polarización, etc., que impiden la expansión de la mente. Vale destacar que todas las características son habilidades y por lo tanto son facultades desarrollables.

En el modelo que se plantea, la persona creativa es capaz de generar ideas no convencionales que contribuyen a ampliar la visión que se tiene de un objeto, hecho o situación; sin embargo, esta creatividad solo tiene sentido y utilidad en la medida en que se logra ponerla al servicio de un proyecto de innovación. Dicho proyecto requiere a su vez de una metodología de diseño guiada por el pensamiento inventivo. La Figura 4 muestra la interrelación entre los tres conceptos y nos indica que existe una interdependencia entre éstos, pues la innovación finalmente también estimula la creatividad, cerrándose así el ciclo de interacción entre los conceptos. Podemos decir que no existe un orden de ocurrencia de estos fenómenos, mas bien conviene hablar de simultaneidad.

Podemos decir que la creatividad es un proceso expansivo, la innovación es la creatividad aplicada y la inventiva es un proceso lógico-creativo que permite generar el cambio o el producto deseado.

 

Figura 4 Relaciones entre creatividad, innovación e inventiva.

 

 

 

 

El concepto de creatividad considerado en este escrito tiene gran amplitud y se acoge a una gran variedad de manifestaciones o expresiones del ser humano. Tiene su origen en la disposición y las facultades de la persona para generar ideas y productos no convencionales o novedosos, fuera de los esquemas de la lógica lineal y de la racionalidad acostumbrada.

A continuación se ofrecen las características de tres modelos o maneras de visualizar el proceso creativo, consistentes con lo que se acaba de señalar, los cuales a la vez sirven de guía para desarrollar la creatividad, éstos son: El modelo económico, el aleatorio o proceso probabilístico y el basado en la intuición. Veamos algunas de sus características.

Modelo económico:

·  Responde a una imagen de sociedad.

·  Obedece al esquema general del proceso de producción y se asimila a la secuencia de actos o pasos de éste para generar resultados.

·  Se asimila a la capacidad personal de crear, a la fuerza de trabajo.

·  Responde a una representación dinámica, resultado del esfuerzo, la constancia, el trabajo y la construcción.

·  Busca calidad, mejoramiento continuo, optimización.

·  Considera un aparato metodológico.

·  Se logra y organiza sistemáticamente.

·  Promueve la transformación del creador en productor.

Modelo aleatorio o suceso probabilístico:

·  Parte de la idea de que todo está relacionado con todo.

·  Es un producto del azar.

·  Supone que mientras más patrones de pensamientos se tengan, mayor es la probabilidad de creación.

·  La articulación entre ideas, conceptos o situaciones depende de las circunstancias, y del desarrollo previo de la persona (barreras, hábitos, etc.).

·  Se promueve o estimula a través de:

o             La eliminación de barreras.

o             La creación de condiciones para la asociación de ideas.

o             La activación de la mente.

o             El desarrollo de habilidades de pensamiento creativo.

Modelo basado en la intuición:

·  Es una reconstrucción del campo perceptivo: El sujeto percibe de repente nuevas posibilidades de acción que lo llevan a una solución instantánea.

·  La respuesta, adaptativa o adecuada, aparece súbitamente sin que pueda ubicársele en una categoría o dependencia directa del ensayo y el error o del uso de estrategias.

·  Se manifiesta como una ruptura del proceso de aprendizaje para dar paso a la solución de un problema o al esclarecimiento de una situación.

·  Reemplaza la construcción explicativa en términos de combinaciones de elementos por la noción de aptitud para realizar cambios estructurales inmediatos, de manera intempestiva.

Westcott considera que la intuición es un tipo de comportamiento inferencial que consiste en alcanzar una solución utilizando menos información que la habitualmente necesaria. Sternberg (1985) establece que la intuición no es más que experiencia previa acumulada.


Origen de las innovaciones educativas

La innovación educativa es un producto de la creatividad humana que puede tener diferentes orígenes: puede surgir de la investigación o de la aplicación del método científico; también puede ser el resultado de un hallazgo accidental o probabilístico que luego se hace intencional cuando se diseña, desarrolla y aplica; puede ser el producto de una intuición o la consecuencia de la aplicación de un proceso intencional, sistemático y disciplinado de resolución de problemas.

En cualquiera de las circunstancias previamente mencionadas, la innovación es el resultado de un proceso de incubación conciente o inconsciente  que culmina con la generación creativa de la nueva idea. Lo que sigue a continuación de éste fenómeno es el uso de la inventiva para elaborar los detalles de la idea y para comunicarla a otras personas.

 

BIBLIOGRAFÍA

Ellis Arthur K. y Jeffrey T. Fonts. Research on Educational Innovations”. Princeton Junction: Eye on Education, Inc. 1993.

González G., Ma. Teresa y Juan Manuel Escudero Muñoz. “Innovación Educativa: Teorías y Procesos de Desarrollo”, Barcelona, España: Editorial Humanitas, 1986.

Sánchez Margarita de. Creatividad e Inventiva”. México: Editorial Trillas, 1991

Martin Rich, John. “Innovations in Education. Reformers and their critics” (6ta. Ed.), Boston: Ally and Bacon, 1986.

Roger Everet M. “Diffusion of Innovations” (4th edition), The Free Press. A division of Simon and Schuester Inc., New York, 1995

 

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.
               > Programa profesional multitalentos (abierto a todos)
               > Master (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2005. INTENSIVO.    www.micat.net