POSTMODERNISMO Y CREATIVIDAD:
¿LA PAREJA PERFECTA?

Christian De Cock

Lector en Comportamiento Organizativo

School of Management

Royal Holloway

University of London

Egham TW20 0EX

01784 44 34 76

email: uhtm024@rhbnc.ac.uk

ragnadc@clara.net

 

 

              Postmoderismo y Creatividad : ¿ La Pareja Perfecta?

         Es mi intención demostrar en este ensayo que las ideas bajo la etiqueta del postmodernismo tienen una implicación importante en el campo de la creatividad. Un enfoque de la generación de sabiduría que problematiza las ortodoxias dominantes y ayuda a sacar a luz cuestiones que previamente no eran conocidas, debería ser una fuerte atracción para cualquiera estudiando, enseñando o investigando el fenómeno de la creatividad. El Postmodernismo lleva los estudios de la creatividad hacia nuevas e interesantes maneras de ver el tema, como disciplina y como sustancia. Lleva el debate desde la noción de la creatividad como una propiedad contingente de individuos o grupos hasta el análisis de la base epistemológica ( por ejemplo, ¿ qué tipo de sabiduría queremos descubrir?  ¿qué significado queremos crear? ) para la práctica creativa. Por lo tanto,  el postmodernismo hace surgir interrogantes concerniendo la naturaleza de los problemas y el proceso de investigación.

 

                   Introducción al postmodernismo

“El postmodernismo persigue a la ciencia social de hoy. Desde muchos puntos de vista, algunos plausibles y otros absurdos, los acercamientos postmodernistas disputan las suposiciones yacentes de la corriente principal de la ciencia social y su producto de investigación en las últimas tres décadas. Los desafíos que supone el postmodernismo parecen interminables. Rechaza las suposiciones epistemologicas, refuta las convenciones metodologicas, resiste las declaraciones de sabiduría, entenebrece todas las versiones de la verdad, y descarta recomendaciones de política (Rosenau, 1992,p.3)”.

            Los precursores hacia el postmodernismo pueden ser trazados sin demasiados problemas : el estructuralismo francés, fenomenologia, nihilismo, populismo, existencialismo, hermenautica, Teoría Critica, y anarquismo. De hecho, la capa del postmodernismo ha sido utilizada para reintroducir algunos de estos viejos conceptos. Sin embargo, proveer una breve vista general del postmodernismo no es una tarea fácil. El término postmodernismo se utiliza de manera tan generalizada estos días que parece ser aplicable a todo y a nada al mismo tiempo. Un buen punto de partida es contrastarlo con su obvia antítesis: modernismo. Se hablara de dos nociones clave que el postmodernismo firmemente trata dentro del contexto del debate modernismo - postmodernismo : representación y “diferancia”.

            El debate modernismo - postmodernismo se centra en la naturaleza del discurso y su papel en los sistemas sociales. El discurso postmodernista analiza la vida social en términos de paradoja e indeterminación, así rechazando el agente humano como centro de control racional y comprensión, mientras el discurso modernista se basa en criterios trascendentes pero antropocéntricos como el progreso y la razón.

            La naturalidad del discurso de progreso parece ser típico de la modernidad. En el viejo  mundo el proceso mundial se consideraba como una degeneración cíclica y el concepto del progreso no tenia lugar en él. Gergen, con típico fervor postmodernista, denunció el discurso de progreso como algo desconcertante,  generador de cero conflictos y que suprime una multitud de voces alternativas.

“ Es [ la gran narrativa del progreso] una historia que nos repetimos para justificar lo que hacemos, una historia que dice con una combinación de racionalidad rigurosa y metodología que podemos acercarnos cada vez mas a la sabiduría del objeto ( y por lo tanto hacia decisiones racionales creando bienestar) ( Gergen, 1992, p.115).”

            Cooper y Burrell (1988) distinguieron dos versiones de modernismo : la critica (que regresa a Kant, con un componente emancipatorio) y la sistémica (refiriéndose a la mecanización del orden social), siendo la versión sistémica la dominante actualmente. El modernismo sistémico es normalmente como una racionalidad instrumental. Los efectos del proyecto sistémico modernista se ven en el intento continuo de producir prescripciones para las instituciones científicamente diseñadas. El objetivo de esta pericia sigue la gran narrativa del progreso que se manifiesta dentro de nuestras organizaciones como una preocupación por la eficacia, la minimalizacion de conflicto y el incremento de ganancias. Esta versión del modernismo puede entenderse como las prácticas culturales que dan poder, representan y sostienen un movimiento hacia el futuro supuestamente progresista.

 

                   La representación

         Los postmodernistas postulan que los intentos de descubrir la orden genuina de las cosas son ingenuos y erróneos. El lenguaje producido por el proceso empírico no equivale a una correspondencia cada vez mas exacta de la realidad, sino que representa un proceso de auto-justificación profesional. Esto da marcha atrás a la visión modernista del lenguaje como imágen de lo esencial de la realidad o simplemente una herramienta para lo figurativo lógico de lo esencial o lo real. En este contexto, todos los intentos modernistas para determinar a través de la investigación empírica - a través de mecanismos sensibles de medida, variaciones experimentales y procesos estadísticos sofisticados - la “verdadera” naturaleza de los problemas se convierte en algo sospechoso.

            El postmodernista sugiere también que el enfoque del modernista sobre el proceso de interpretación y su problemática, un proceso que conlleva una búsqueda incesante de nuevas estrategias que son mas originales o autenticas en su revelación y expresión de la estructura yacente, es una forma de imperialismo intelectual que ignora el fundamental descontrol del significado. La consecuencia de tomar una posición postmodernista es que nos aconsejan parar de intentar sistematizar, definir o imponer una lógica sobre acontecimientos y nos dicen que deberíamos reconocer las limitaciones de todos nuestros proyectos. El papel del lenguaje a la hora de constituir la realidad es central, y todos nuestros intentos de descubrir la “verdad” deberían ser vistos tal y como son - formas de discurso. Se acusa a los acercamientos modernos de no parar a examinar sus propias prácticas de construcción.

 

                   El concepto de “diferancia

         Cooper and Burrell (1988) consideraron el concepto “diferancia”, inicialmente introducido por Derrida, como la clave para entender el discurso postmodernista. Diferancia incorpora los dos significados del francés “differer” : diferir o aplazar en el tiempo y diferir en el espacio. El hecho de que estos dos significados residen en “differer” significa que la palabra no se puede coger de manera singular y que uno de sus significados siempre es diferido (Cooper, 1989). Diferancia se refiere a una forma de autoreferencia en la que términos contienen sus propios opuestos y así rechazan cualquier entendimiento singular de sus significados. Por lo tanto, reconoce la naturaleza inherente y paradójica del fenómeno. Siguiendo  este camino, Lyotard definió el postmodernismo “la búsqueda de inestabilidades”. La incertidumbre en vez de disminuir con mas sabiduría precisa, hace lo contrario : la incertidumbre incrementa con precisión porque el mundo es esencialmente una red de estructuras auto-referentes. La estrategia de Derrida es demostrar como los aspectos supuestamente racionales y estables de la organización están constantemente amenazados por sus movimientos opuestos, intrincados e insidiosos. Si los “dichos racionales” disponibles a cualquier individuo son de un significado indeterminado entonces todos los dichos podrían posiblemente implicar su contradicción. Afirmar algo es poner en marcha una cadena de significados que simultáneamente confirman su negación.

 

                   Las implicaciones del encuentro postmodernista

         El punto de vista postmodernista sobre la representación y el concepto de diferancia nos lleva lógicamente a la idea de que la sabiduría está de alguna manera estructurada para nosotros en el mundo externo, y tan solo podemos aplicar la metodología correcta para revelarla. La sabiduría y el discurso tienen que ser construidos de un mundo continuamente camaleónico y extremadamente fantásmico. Parte del éxito del postmodernismo en ciencias sociales se explica en su ataque sobre la confianza no critica dada a las ciencias modernas y la actitud autosatisfactoria sobre la sabiduría objetiva. Quizás induzca a los investigadores a estimar y usar la ciencia de manera mas critica y menos ingenua que en el pasado; el encuentro puede que haga bajar las expectaciones del valor y de los productos de la ciencia; puede que haga que los científicos sean mas conscientes del amplio contexto económico, social y político de la ciencia; y proveer una apreciación y aceptación mas extensa de lo cualitativo (y no cuantitativo).

            Uno podría decir, con razón, que esto ya estaba incluido en trabajos mucho tiempo antes de que la palabra postmoderno se oyera en el campo de la ciencia social. Pero, para ser justos, el debate moderno - postmoderno probablemente haya intensificado estas tendencias y así expandido nuestros horizontes. Incluso aquellos que mantienen fuertes reservas en cuanto al valor de las ideas propuestas bajo el paraguas postmodernista probablemente admitirán que la creatividad y la innovación dependen de la examinaron critica de lo no examinado, ignorado y excluido en la vida organizativa, sean interpretaciones, puntos de vista, individuos o cualquier otro camino de acceso a la sabiduría ( cf O’Connor, 1995). El deseo postmodernista de coger las respuestas ya aceptadas y problematizarlas; dar vueltas en la cabeza a las muchas estructuras de pensamiento heredadas; y enfocar sobre lo asumido sin problemas, provee un apuntalamiento de gran valor para los estudios de creatividad.

 

                   Postmodernismo y creatividad : ¿a que nos lleva?

“Actualmente tenemos que admitir cada vez mas que toda la área de la creatividad no puede encontrar el sitio adecuado dentro de la estructura de la metodología científica tradicional inicialmente descifrada en el campo de las ciencias naturales ( Magyari-Beck, 1994, p.105).”

            Muchas de las ideas introducidas en las secciones anteriores no deberían ser totalmente nuevas para  estudiosos de la creatividad. Por ejemplo, investigadores de la creatividad han consistentemente discutido que las situaciones de problemas tal y como nosotros las percibimos son tan solo un arreglo arbitrario de información y no representan la situación en si. Por lo tanto, sugieren que tenemos que aprender a vivir con suficiente ambigüedad para reconocer que “nada es punto y final, que todo cambia, que cada nuevo hecho, cada nueva percepción cambia el cuadro” (Parnes, 1975).

            Sin embargo, el dominio del paradigma tradicional de la investigación en la ciencia social con énfasis sobre la generalización, validez, replica y confianza ha restringido el tipo de investigación preferidos por muchos investigadores de creatividad (DeCock, 1996). Por ejemplo, pocas personas pueden emocionarse por los resultados obtenidos en pruebas tipo “usos de ladrillos”. A causa de intentar ser científico muchas avenidas de investigación y metodología de educación han permanecido marginadas durante demasiado tiempo. Los aspectos del fenómeno de la creatividad que pueden relacionarse con facilidad a una colección de datos estadísticos fiables pueden ser muy limitados. Si aceptamos que la creatividad viene de la habilidad que la gente tiene para “ir mas allá de lo obvio” (Rickards, 1990) y descubrir nuevas relaciones entonces, la aparición de propiedades nuevas e inesperadas en el tema involucrado en actividades de creatividad reduce la posibilidad de estudios bien controlados y de buena reproducción. Acercamientos tradicionales incluso crean paradojas.

Si el proceso creativo produce algo totalmente nuevo entonces, el elemento único del resultado imposibilita la generalización. Una vez que encontramos una generalización tenemos que negar que el proceso genera novedad total. Parece que estamos estudiando algo que reta la resolución utilizando los métodos formales de experimentaciones hipotéticas-deductivas (Rickards & Cock, 1994, p.13).”

Algunos de los investigadores de la creatividad mas influyentes han tenido opiniones que van mas allá de los métodos tradicionales de adquisición de sabiduría y han expresado preocupación por el empirismo demasiado apasionado. Rickards and De Cock (1994) citado en Barron, Stein and MacKinnon como ilustrativo. Soy de la opinión que el postmodernismo provee una oportunidad para reconceptualizar el trabajo de cada uno, sea en la investigación o en la enseñanza, y para darle un “feliz hogar”. Gareth Morgan, famoso por su trabajo sobre la metáfora y la creatividad ( e. Morgan, 1993), ha hecho precisamente eso.

“A través de todo esto he concienzudamente intentado desarrollar y modelar un enfoque postmoderno de la organización que disfruta de la construcción continua, la rotura de construcción y la reconstrucción...La ‘falsedad’ inherente de la metáfora promociona un escepticismo saludable en la manera que miramos la sabiduría, y abre nuestra construcción social de la realidad al tipo de rotura continua y reconstrucción que muchos postmodernistas desean. La metáfora es realmente postmoderna porque la tensión dialectal entre la verdad y la falsedad implicada en cualquier metáfora requiere una forma autocrítica de imaginación y comprensión (Morgan, 1996, p.234-236).”

            El principio básico del paradigma del postmodernismo es que la interpretación y la paradoja nunca pueden ser eliminadas del sistema social. Los problemas, por lo tanto, no poseen una naturaleza independiente sino que exhiben una textura maleable y proteica: son acontecimientos lingüísticamente mediados y procesos que cambian cuando las interpretaciones de los participantes cambian. Esto tiene una claras implicaciones sobre nuestro proceso de investigación:

“Usando diferentes descripciones, es decir, imágenes diferentes y vocabulario diferente, y agregando diferentes puntos de vista, los participantes pueden sacar a luz diferentes aspectos de un fenómeno y así hacerse mas conscientes de la ambigüedad, multidimensionalidad, y plasticidad del tema que están tratando (Tsoukas & Papoulias, 1996, p.76).”

Una vez mas, muchas de las técnicas de la creatividad reconocen esto implícitamente, pero, tenemos que hacer que esta dimensión epistemiológica sea mas explícita. Nadie tiene acceso único a la naturaleza de un problema, y los problemas tampoco tienen una naturaleza predefinida. Lo que tenemos que hacer es intentar averiguar como la gente percibe los problemas y facilita el proceso de debate para proponer diferentes interpretaciones. Tan solo cuando las personas reconozcan la irreducible dimensión social de sus situaciones de problemas, la multiplicidad de interpretaciones que esto conlleva, y la tela de araña de relaciones sociales que yacen en problemas particulares, podrán demostrar un tipo de creatividad diferente. En esta escena la creatividad es mas que un mero añadido, rasgo contingente de solucionadores de problemas o innovadores. Se convertirá en una parte constitutiva de la vida de las personas (cf.De Bruyn, 1997).

 

 

REFERENCIAS

Cooper, R. (1989). Modernism, Post Modernism and Organizational Analysis 3 : The Contribution of Jacques derrida. Organization Studies,10, 479-502.

Cooper, R., & Burrell, G. (1988). Modernism, Postmodernism and Organizational Studies : An Introduction. Organization Studies, 9(1), 91-112.

De Bruyn, R. (1997). Paradijservaringen tegenover Bedrijfsbelangen : Creatieve Agressie, Creatieve Regressie, Creatieve Progressie. Antwerp:CAW.

De Cock, C. (1996). Thinking Creatively about Creativity : What can we learn From Recent developments in the Philosophy of Science? Creativity and Innovation Management,5,204-211.

Gergen, K.J. (1992). Organization Theory in the Postmodern Era. En M.Reed & M. Hughes (Eds), Rethinking Organization: New Directions in Organizations Theory and Analysis ( pags. 207-226). London:Sage.

Magyari-Beck,I. (1994). Creativity Studies and Their Paradigmatic Background. Creativity and Innovation Management, 3, 104-109.

Morgan,G. (1993). Imaginization: The Art of Creative Management. London: Sage.

Morgan,G. (1996). An Afterword: Is There Anything More to be Said About Metaphor?. En D. Grant & C.Oswick (Eds), Metaphor and Organizations (pags. 227-240). London:Sage.

O’Connor,E.S. (1995). Paradoxes of Participation: Textual Analysis and Organizational Change.Organization Studies,16, 769-803.

Parnes, S.J. (1975). Creative Behavior:A Delicate Balance. The Journal of Creative Behavior,3,149-158.

Rickards,T.(1990).Creativity and Problem Solving at Work.. Aldershot:Gower.

Rickards,T. & de Cock,C. (1994). Understanding Organizational Creativity: A Multiparadigmatic Approach. MBS working paper, nº 270.

Rosenau,M. (1992). Postmodernism and the Social Sciences. London:Broadview.

Tsoukas,H. & Papoulias,D.B. (1996, Marzo - Abril ). Creativity in OR/MS : From Technique to Epistemology. Interfaces,26 (2), 73-79

.

3º ciclo de formación en Creatividad acorde con la C.U.E.
               > Programa profesional multitalentos (abierto a todos)
               > Master (para titulados)
               > Doctorado (para masters)

Julio 2005. INTENSIVO.    www.micat.net